Las alas que utilizan los aviones actuales son fijas, sin embargo, incluyen partes móviles que se ajustan según las condiciones del recorrido. Ahora, investigadores de la NASA y del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), han desarrollado un nuevo tipo de ala que tiene la capacidad de cambiar de forma y deformarse para adaptarse a cualquier situación, bien sea el despegue, aterrizaje o una maniobra.

Según un comunicado oficial del MIT, el ala incorpora una nueva técnica de ensamblaje y está formada por una gran variedad de pequeños componentes que crean una estructura de aspecto similar a una red. De esta manera, el ala cuenta con una resistencia y flexibilidad mayores. El entramado está formado por miles de puntales con forma triangular, lo que quiere decir que el ala es más vacía que las alas convencionales desde el punto de vista interno, como se muestra en la siguiente imagen.

Un desarrollo de este tipo implica un posible aumento en la eficiencia de los vuelos, lo que evidentemente traerá ahorros considerables a nivel de combustible. Sin embargo, los investigadores aún están trabajando para que el proceso de ‘cambio de forma’ del ala sea pasivo, es decir, que en vez de que el piloto ajuste el ala ante cualquier situación, el avión pueda detectar las condiciones de carga ‘aerodinámica’ para ajustar de manera automática la forma del ala y obtener eficiencia continua durante el recorrido.

Katherine Johnson, la computadora humana que nos llevó al espacio

Para fabricar el ala, los investigadores aplicaron una técnica llamada ‘moldeo por inyección con resina de polietileno’, y utilizaron un molde 3D. Al sistema le toma casi 17 segundos en generar un cubo repleto de puntales para formar el ala, lo que según los investigadores, podría convertirlo en sistema totalmente automatizado si logran entrenar a un grupo de mini robots autónomos de ensamblaje.

El ala ya fue probada en el túnel de viento de alta velocidad de la NASA en Langley. El entusiasmo de los investigadores con respecto a esta tecnología radica en su bajo costo de producción y su aumento de eficiencia durante el vuelo, lo que quiere decir que el modelo se puede aplicar a diversos tipos de aeronaves, incluyendo las de transporte espacial.

Más en TekCrispy