Más del 70 por ciento de los antibióticos usados ​​actualmente se derivan de sustancias químicas naturales. Las plantas y los microbios producen una gran variedad de productos químicos complejos, algunos de los cuales tienen propiedades antibióticas o antivirales.

Pero a medida que los antibióticos actuales disminuyen su eficacia contra los patógenos resistentes a múltiples fármacos, una de las mayores preocupaciones que enfrenta la humanidad, los investigadores buscan afanosamente posibles nuevos reemplazos.

Una hormona que se produce en el embarazo podría ser clave para tratar una común afección articular

Buscando alternativas

Siguiendo este crucial objetivo, un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Oregón y de la Universidad Estatal de California en Fullerton, ha identificado bacterias con una actividad antibiótica prometedora contra patógenos conocidos, en el moco protector que recubre a los peces.

Bacteria Staphilococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA), un patógeno resistente a los medicamentos.

Aunque se han encontrado nuevos reactivos químicos en el microbioma humano, el equivalente marino permanece relativamente sin estudiar, por lo que el moco que recubre las superficies de los peces representa una posible mina de oro microbiana.

Esta sustancia viscosa protege a los peces de las bacterias, hongos y virus en su ambiente, atrapando a los microbios antes de que puedan causar infecciones. El moco también es rico en polisacáridos y péptidos que se sabe que tienen actividad antibacteriana.

Para la investigación, los científicos analizaron el moco extraído de peces juveniles de aguas profundas y superficiales capturados en la costa sur de California.

El equipo examinó a los peces jóvenes porque tienen un sistema inmunológico menos desarrollado y más moco en el exterior de sus escamas, el cual podría contener una mayor concentración de bacterias activas que el de los peces adultos.

Resultados prometedores

Los investigadores examinaron 47 cepas diferentes de bacterias del moco, de las cuales 5 extractos bacterianos inhibieron fuertemente a la bacteria Staphilococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA), un patógeno resistente a los medicamentos que es responsable de muchas infecciones difíciles de tratar en los seres humanos.

La mucosa que recubre los peces los protege de las bacterias, hongos y virus en su ambiente, atrapando a los microbios antes de que puedan causar infecciones.

Adicionalmente, los investigadores encontraron tres cepas que inhibieron Candida albicans, un hongo patógeno para los humanos. Más aun, una bacteria de la mucosidad derivada de una perca rosada del Pacífico en particular, mostró una fuerte actividad contra MRSA y contra una línea celular de carcinoma de colon.

Esta podría ser una forma de evitar la replicación en los principales virus humanos

Estos resultados sugieren que los microbios asociados con los peces producen una amplia gama de productos químicos complejos y diversos, y son una excelente fuente para los esfuerzos que se realizan a fin de desarrollar nuevas alternativas antibióticas.

Si bien los miembros del equipo están interesados ​​en nuevas fuentes de antibióticos para ayudar a los humanos, estos hallazgos también podrían reducir el uso de antibióticos en la piscicultura, al conducir a mejores antibióticos dirigidos específicamente a los microbios que se adhieren a ciertos tipos de peces.

Referencias: Diving into the Pacific fish microbiome: Exploration of antibiotics in a unique ecosystem, the American Chemical Society (ACS) Spring 2019 National Meeting & Exposition. https://bit.ly/2HMIWfh

Más en TekCrispy