Un misterio había acechado la costa de Iroise, en Bretaña, Francia. Desde 1980, partes naranjas de teléfonos de Garfield han estado llegando hasta la orilla de la costa, lo que dejó a los locales sin más remedio que recolectar las piezas por durante 35 años.

Nadie sabía exactamente de dónde venían las misteriosas partes, hasta hoy. Según el reporte de la BBC, durante esta semana se descubrió un contenedor perdido en una cueva marina aislada que estaba lleno de teléfonos de Garfield en mejor condición “que cualquiera que se haya encontrado antes”.

De acuerdo con la fuente, el contenedor se encontraba en un área que solo era accesible mientras el nivel de la marea se encontrara bajo, por lo mismo, en ningún momento se había dado con la ubicación del propietario de los misteriosos teléfonos del clásico gato Garfield. Aunque, si bien es cierto, los locales habían sospechado que un contenedor extraviado era el causante de las piezas.

Resolver el misterio no es el fin

Si bien los locales, tras 35 años, sabían que la aparición de dichos teléfonos era sospechosa, y, sin duda alguna no era un acto premeditado, luego de un tiempo el grupo anti-basura Ar Vilantsou declaró a las partes en la orilla de la costa como un símbolo de contaminación plástica, al punto de colocarlas como imagen de su campaña mediática para el año pasado.

 

Es entendible que luego de tantos años las personas que hacen vida en la costa francesa empezaran a mostrarse cada vez más cansadas por la aparición de las partes en la orilla. La campaña de Ar Vilantsou rindió sus frutos cuando captó la atención de un granjero local llamado René Morvan.

Morvan recordó haber visto el primer teléfono de Garfield en los años ochenta tras una tormenta, por lo mismo, fue el encargado de escoltar a los periodistas de Franceinfo y algunos activistas del grupo anti-basura a sitio en donde descubriendo el “tesoro” de fragmentos y cuerdas.

Lamentablemente, el contenedor destruido y abandonado permanece enterrado debajo de piedras, lo que resulta que sea inaccesible. Esto significa que el misterio está resuelto pero que las piezas no dejarán de aparecer en la costa y los elementos que aún se encuentran dispuestos en el mar no se descompondrán en una vida huma, ya que son hechos de plástico.