Japón presenta un nuevo proyecto destinado a llevarnos a pensar en un futuro espacial posible. “Space Food X” es la iniciativa de más de 30 instituciones del país –empresas tecnológicas, de alimentos, inversores, investigadores y hasta universidades– que está diseñada para establecer un sistema de alimentación que se enfoque en resolver los desafíos en cuanto a la producción de comida en el espacio.

¿Se acuerdan de la película de Matt Damon, ‘The Martian’, donde tras una falla en una expedición a Marte el científico debió producir papas para alimentarse en un planeta donde no se podía crear vida? Parece que esta es una posibilidad que se vuelve cada vez más real.

Jaxa –agencia espacial japonesa–, SigmaXYZ –una agencia de consultoría– y RealTech Found –el fondo de riesgo japonés– son parte de los miembros fundadores del proyecto que busca ofrecer soluciones ante los problemas que se generan en largos viajes al espacio en cuanto al tema de alimentación.

Sabiduría necesaria

Todos deben conocer, a estas alturas, el compromiso y la sabiduría que requiere vivir largos espacios de tiempo en el espacio, por lo mismo, contar con las mejores técnicas que faciliten la producción de alimentos con la menor cantidad de recursos es de suma importancia.

Facebook convierte a personas en avatares de videojuegos con inteligencia artificial

Es por eso que “Space Food X” combinará tecnología, cultura y negocios para ofrecer soluciones. Por ejemplo, para crear comida a base de algas, carne celular y hasta la capacidad de plantar algunas legumbres durante el viaje espacial.

En conjunto con los avances tecnológicos como la inteligencia artificial, las técnicas de robótica y pasando por la impresión de alimentos con dispositivo 3D, “Space Food X” podría convertirse en la manera de alimentar a toda una tripulación durante una expedición a la Luna o hasta Marte.

Sin embargo, este no será un proyecto que se llevará a cabo de la noche a la mañana. Con una duración de 5 fases en total, “Space Food X” podría estarse completando para el año 2040, no obstante, la espera, sin duda, valdrá la pena. Este proyecto podría cambiar el paradigma actual y mejorar la sobrevivencia de los viajeros espaciales.

Más en TekCrispy