Desde hace casi un año entró en vigencia la Ley de Regulación General de Protección de Datos (GDPR), que como su nombre lo indica ha sido creada con la finalidad de proteger los datos de los usuarios. Si bien esta ley permite proteger a los usuarios, también podrían cambiar el hecho de cómo vemos el internet el día de hoy.

Una protección para los usuarios

Este reglamento le otorga a los ciudadanos de la Unión Europea (UE) más derechos en la forma en que se manejan sus datos personales, impidiendo que las grandes empresas tecnológicas abusen de sus datos y exigiendo que estás muestren de manera clara cómo los recopilan.

Un reglamento que desde sus inicios ha dejado muy disgustados a compañías como Google Twitter, Amazon y Facebook –solo por mencionar algunas– quienes se han visto afectadas por la pérdida de grandes sumas de dinero al infringir en este nuevo reglamento luego de su entrada en vigencia en el 2018.

Ley de Copyright

En este sentido, el Parlamento Europeo ha aprobado ha aprobado este martes la Ley de Copyright o Ley de Derechos de Autor en una sesión donde fue aprobada por 348 votos, 274 en contra y 36 abstenciones, la cual le brinda un apoyo a los creadores del entorno digital para garantizar que reciben una remuneración justa y de acuerdo a su trabajo.

Artículo 15, citas y protección a los medios

Dentro de la existencia de varios artículos de esta Ley, nos encontramos con el Artículo 15, anteriormente conocido como Artículo 11, el cual menciona una protección especial para la prensa y el derecho a las citas.

Es decir, este artículo evalúa y limita cuánta información puede Google obtener de la web e incluirla en su página de búsqueda sin brindarle ningún pago  la prensa como autor intelectual del contenido.

Artículo 17, autorizaciones previas y otros contenidos

Antiguamente conocido como el Artículo 13, este artículo de la ley menciona que grandes plataformas como Youtube o Facebook deberán pedir “autorizaciones previas” a cada ostentador de licencias de manera previa, y no como lo han venido realizando habitualmente, donde el contenido clasificado como protegido por copyright era eliminado luego de ser publicado.

Este artículo también incluye de forma explícita que la UE se protegerá el uso de obras alteradas, como citas, críticas, reseñas, caricatura, parodia o pastiche más en específico contenido que conocemos como “memes”. Aunque de momento no han especificado como será esta protección ni a quiénes afectará.

¿Se acerca el fin de la Internet?

Mucho se ha hablado de esta Ley de derechos de autor, sin embargo, dentro de muchas especulaciones y otras verdades, la primera medida que se nos presenta es que con este nuevo sistema de análisis de contenido se podría confundir contenido original con la copia, entre otras condiciones que afectaría la pluralidad y libertad que hemos conocido hasta ahora dentro de la web y a través de la Internet.

Para muchos, esta Ley representa el fin de la libertad de expresión en Internet, por lo que en varias redes sociales hemos visto como diversos usuarios han utilizado el hastag #SaveYourInternet en oposición a esta Ley.

Consecuencias involuntarias

Pero, los usuarios no son los únicos que han alzado la voz, pues más allá personajes como Vint Cerf–uno de los padres de la Internet– y Tim Berners-Lee –inventor de la World Wide Web– han mostrado su rotunda oposición al artículo 13 en específico, y es que según este último ha expresado que al exigir un filtrado automático de todo el contenido que cargan los usuarios “podría tener enormes consecuencias involuntarias”, ya que supondrá un problema para los creativos, afirmando además que este modelo “está diseñado para la era de la imprenta”.

Finalmente, no será sino hasta el 9 de abril cuando el Consejo Europeo deberá ratificar el resultado de la votación.