El pequeño pueblo de Innisfil, situado 45 minutos al norte de Toronto, aprobó una iniciativa que les permitirá a sus residentes pagar sus impuestos en Bitcoin (BTC) a partir de abril de 2019.

Andrei Poliakov, fundador y CEO de Coinberry, declaró que su plataforma había estado en negociaciones con oficiales del gobierno desde hace meses gracias a la Blockchain Associaton of Canada.

En este sentido, Coinberry fungirá como el procesador de pagos de los residentes que deseen cancelar sus impuestos utilizando Bitcoin, gracias a su solución de pagos Coinberry Pay.

Sin embargo, los contribuyentes deberán acceder a dicha solución a través de un sitio web gubernamental. Una vez el pago se procese, la casa de cambio convertirá las criptomonedas a dólares canadiense y los transferirá al gobierno municipal.

Por los momentos, los contribuyentes únicamente podrán realizar sus pagos utilizando Bitcoin, pero Poliakov reveló que Coinberry Pay planea añadir soporte para Ether (ETH), Litecoin (LTC), Ripple (XRP) y Bitcoin Cash (BCH) en el futuro cercano.

Esta iniciativa surge como una gran alternativa para los ciudadanos canadienses y la industria de las criptomonedas, especialmente en un momento en que la credibilidad de la industria se ve sumamente vulnerada tras el escándalo de la debacle de QuadrigaCX.

Con un gobierno municipal decidiendo colocar su confianza tanto en Coinberry como en Bitcoin, el activo más popular del ecosistema cripto se acerca un paso más hacia la adopción, el entendimiento y la desestigmatización masiva.

Por otra parte, recordemos que esta no es la primera oportunidad en la que se aprueba una iniciativa de este estilo, pues el estado norteamericano de Ohio fue el primero en aceptar pagos en Bitcoin, si bien posteriormente las autoridades revelaron que tan solo un par de negocios se habían decantado por este medio de pago en los primeros meses.