Norteamerica

Los hackers de sombrero blanco siguen aportando beneficios a las diferentes compañías que integran el mercado de criptomonedas, encontrando y solucionando sus vulnerabilidades. De hecho, los últimos reportes de Hacker One, un equipo de hackers de sombrero blanco dedicado a esta labor, señalan que en apenas dos semanas han obtenido mínimo US$ 7400 en recompensas.

En el período comprendido entre el 14 y el 28 de marzo, un total de siete proyectos relacionados con criptomonedas otorgaron recompensas a los piratas informáticos especializados en blockchain por descubrir y solucionar 20 errores en su software.

La lista incluye plataformas muy reconocidas como Monera y Stellar, entre otras como Augur y ICON, además de los servicios de  Internet Crypto.com, Robinhood y Omise.

Omise, la compañía detrás de la criptomoneda OmiseGO, encabezó la lista, con un total de ocho reportes de vulnerabilidad emitidos por HackerOne. A esta le sigue Augur, un mercado de apuestas de predicción sustentado en tecnología blockchain, con tres errores de código valorados en US$ 2850 como recompensa. Uno de estos, catalogado como de “riesgo medio” por un costo de US$ 2500.

De manera similar, Crypto.com, un servicio de intercambio de carteras de activos digitales, presentó tres informes que valieron una recompensa de US$ 2250.

Por su parte, Monero, la criptomoneda del anonimato, tuvo apenas dos correcciones, al igual que Robinhood, una compañía de compraventa de acciones que respalda a las criptomonedas.

Finalmente, ICON, la cadena de bloques de la interoperabilidad, presentó un error valorado en US$ 1000. Y de igual forma, Stellar, que solo pagó una vez en dos semanas, aunque el monto concedido como recompensa por la corrección de su error no se ha revelado.

Como hemos mencionado en otras ocasiones, la gran mayoría de estos informes permanecen bloqueados por cuestiones de seguridad. Algunos de los disponibles corresponden únicamente a pequeños errores que podrían haber permitido que los usuarios de Omise y Augur fueran redirigidos a sitios web fraudulentos.