La FTC anunció que la tienda Office Depot deberá pagar una multa de USD$ 25 millones, por hacer análisis de virus falsos en los equipos de sus clientes, con el fin de que pagaran por un servicio de mantenimiento innecesario.

De acuerdo con el informe de la Comisión Federal de Comercio (FTC), Office Depot utilizó una herramienta de diagnóstico de computadoras que arrojaba resultados falsos, obligando a los usuarios a pagar un servicio de soporte técnico valorado en USD$300, para que la empresa eliminara los supuestos virus encontrados en sus equipos.

Office Depot realizó análisis de virus fraudulentos a los clientes que no solo visitaron sus tiendas, sino también las minoristas Office Max entre los años 2009 y 2016, según el reporte.

“Por ejemplo, un empleado de OfficeMax se quejó a la gerencia corporativa en 2012 y dijo: ‘No puedo justificar mentirle a un cliente o ser engañado para que nuestra tienda gane unos dólares extra'”, dice el comunicado de prensa de la FTC.

El programa de análisis utilizado para escanear los computadoras arrojó resultados que no se basaban precisamente en un análisis técnico al equipo, sino en base a las respuestas de los clientes, afirman en FTC. En consecuencia, los usuarios pagaron un servicio de USD$300 a las tiendas que estaban asociadas con Support.com.

Asimismo, la comisión estableció una multa a la empresa Support.com, desarrolladora del software PC Health Check por realizar scareware, con esta  acusación, la multa entre ambas compañías se extendió a los USD$35 millones.

El chequeo de salud gratuito de Office Depot para PC supuestamente operaba de manera similar al scareware.

Del mismo modo, ambas empresas tienen prohibido hacer acusaciones y análisis engañosos. Se espera que el monto recaudado por la multa, se utilice para reembolsar a los clientes afectados afirma FTC.

No es la primera vez que la empresa Support.com se encuentra envuelta en un escándalo por scareware junto a la tecnológica AOL, que le costó una multa de USD$8,5 millones. Un scareware, es una especie de repositorio o aplicación que aparentemente parece ser legítima y segura, pero almacena código malicioso.