Sansa Y Jon Snow

Action Fraud, la línea de ayuda británica de prevención y ayuda al fraude, reveló que los inversionistas del Reino Unido habían perdido alrededor de 19 millones de dólares en Bitcoin (BTC) entre el 19 de marzo de 2018 y el del presente año.

Más de 1,2000 víctimas han sido afectadas y las pérdidas diarias ascienden a los US$ 53,000, suficiente como para comprar un BMW Serie 3.

En algunos casos, incluso, algunos inversionistas fueron doblemente estafados. Tras sufrir una primera estafa, algunos fueron el objetivo de otros estafadores que aseveraban que podrían recuperar los fondos perdidos, tras el pago de una comisión.

En una oportunidad, una mujer fue estafada por un anuncio de Facebook que contenía la imagen de Deborah Meaden, una reconocida celebridad y emprendedora.

Tras llamar la compañía, la mujer cayó en la trampa e invirtió US$ 400 pensando que no existiría un gran riesgo. El día siguiente, sin embargo, notó que se habían debitado US$ 10,000 de su cuenta bancaria.

Reconocimiento facial de la policía británica tiene una tasa de error del 81%

Asimismo, el ente regulador financiero británico, el Financial Conduct Authority (FCA) ya había advertido sobre la compañía en la que “invirtió”, incluyéndola en su lista de compañías no reguladas y estafas potenciales. Afortunadamente, la mujer pudo recuperar todos sus fondos.

Igualmente, en el pasado varios estafadores aseveraron estar registrados ante la FCA para engañar a sus víctimas. Para evitar esto, se recomienda echarle un vistazo a la lista de compañías reguladas por este ente, además de conducir una investigación meticulosa antes de invertir en cualquier compañía.

Inclusive, en la página web oficial de Bitcoin.org, el equipo detrás del proyecto comparte varios tips para evitar ser estafado a la hora de invertir o realizar pagos en criptomonedas. Entre los modus operandi más comunes, se encuentra el robo de identidad, el chantaje, regalos falsos, falsas casas de cambio, phishing y, por supuesto, el malware.

Más en TekCrispy