El día de ayer, los venezolanos amanecieron nuevamente en medio de la desesperación debido a un nuevo corte de energía que paralizó a todo un país que recién se recuperaba de los primeros apagones generalizados que ocurrieron a principios de este mes.

Los nuevos cortes de energía se produjeron el pasado lunes, y obligaron a los habitantes de la nación a adaptar su rutina para buscar alimentos en las pocas tiendas que se mantuvieron abiertas. Muchas personas incluso se ven obligadas a cambiar de ubicación para tener una mejor recepción de señal en sus móviles y comunicarse con sus familiares.

Se trata de un nuevo fracaso para un país que alguna vez fue el más avanzado de Latinoamérica debido a sus reservas de petróleo. El régimen de Nicolás Maduro ha responsabilizado una vez a EE.UU. por el ataque, mientras que el presidente Juan Guaidó pareciera destinado a no hacer más que atribuir esta situación a la corrupción y la incompetencia de Maduro y sus aliados.

Interrupción de la conexión a Internet

Un informe del observatorio de Internet NetBlocks sobre el apagón del pasado lunes, reveló que el 57 por ciento de la infraestructura de telecomunicaciones del país se vio afectada, dejando fuera de servicio de conectividad a Internet. Esta nueva interrupción es de magnitudes similares a las primeras interrupciones del pasado 7 de marzo.

Los sensores de NetBlocks, se encargan de mapear todo el espectro de direcciones IP de cada país en tiempo real, mostrando los cortes de Internet de cada región vinculados a los apagones. Este tipo de interrupciones son distintas a los cortes de conectividad a Internet habituales, por lo que NetBlocks utiliza un patrón de red diferente llamado ‘atribución’ para detectar y clasificar el corte.

Posteriormente, un segundo apagón en toda Venezuela ocurrido el mismo lunes trajo como consecuencia que el 88 por ciento del país estuvo desconectado de Internet en niveles similares a los reflejados al 7 de marzo pasado, según NetBlocks.

24 horas después de este reporte, NetBlocks publicó una nueva actualización donde reflejó que el 85 por ciento del país estaba fuera de línea, con pocas señales de recuperación cuando el reloj marcaba las 5:00 pm. El día de hoy, el observatorio reveló que el problema se ha agudizado, y ahora, el 91 por ciento de los venezolanos no tiene conexión a Internet.

¿Sabotaje o corrupción?

Juan Guaidó considera que las denuncias de sabotaje por parte del régimen de Maduro solo representan un intento del mandatario de desviar la atención de los medios internacionales de la ineptitud de su gestión. En este sentido, Guaidó señala que las acusaciones de Maduro no son convincentes tras el nuevo apagón, ya que anteriormente el chavismo dijo que la fuerza armada se desplegaría para proteger la red eléctrica ante nuevos ataques.

Por su parte, Jorge Rodríguez, Ministro de Comunicaciones de Maduro, atribuyó el ataque a una “falla en una línea que causó inestabilidad en el sistema eléctrico y pérdida de carga en una parte del territorio nacional”. De momento, el servicio de Internet no se ha restablecido y la mayoría de los venezolanos se encuentran totalmente desconectados del resto del mundo.