En una era tecnológica donde las compañías de redes sociales reconocen el desafío que representa combatir el contenido inapropiado y extremista que se publica en sus plataformas, es evidente que la guerra contra las cuentas falsas tampoco va a disminuir.

A través de un comunicado de prensa, Facebook ha anunciado que ha eliminado 2,632 nuevas cuentas, grupos y páginas en su red social principal y en Instagram. La compañía reveló que estos perfiles tenían ‘conductas inauténticas coordinadas’, y que tenían vínculos con los gobiernos de Rusia, Irán, Macedonia y Kosovo.

Facebook explicó que dichas cuentas operaban bajo un esquema fraudulento que consistía en crear redes de cuentas falsas para engañar a los usuarios sobre la identidad de ciertos perfiles y sus actividades. Algunas de estas cuentas incurrieron en spam, mientras que otras se coordinaban con múltiples actores vinculados a Irán.

Según la compañía, de las 2,632 cuentas eliminadas, 1,907 eran perfiles vinculados a Rusia que realizaban publicaciones spam donde tocaban temas polémicos de la política de Ucrania, como la adhesión de Crimea y Sebastopol a Rusia. Otras 512 cuentas, páginas y grupos vinculados a Irán, contribuyeron a intensificar las tensiones en el Medio Oriente al cuestionar a los medios estatales. Las páginas restantes (212), vinculadas a Macedonia y Kosovo, representaban perfiles falsos de política del Reino Unido, Alemania y EE.UU.

El Oculus Link permitirá al Quest interactuar con juegos de RV de alta demanda

El alcance de las publicaciones de estos perfiles de Facebook e Instagram fue relativamente significativo, ya que el total de usuarios que se unieron a uno de los grupos de Rusia fue de 1.7 millones. Por su parte, 1.4 millones de personas siguieron una o más cuentas iraníes.

Al igual que en otras ocasiones, Facebook afirma que sus moderadores artificiales y humanos se mantienen trabajando para poner fin a estos comportamientos en la red social. Optimizar la Inteligencia Artificial (IA), capacitar mejor a sus moderadores humanos y mantener esfuerzos coordinados de control de contenido con toda la industria podría ser una solución a esta realidad, o al menos eso es lo que considera Microsoft.

Más en TekCrispy