Luego del escándalo de Cambridge Analytica en 2018, Facebook ha estado en una verdadera encrucijada por permitir que una firma de terceros accediera a los datos privados de millones de personas en todo el mundo con el objetivo de manipular el proceso electoral de EE.UU en 2016.

Este incidente, conocido como el caso de violación a la privacidad más importante de nuestros tiempos, estuvo seguido de varios errores de seguridad en la red social que han contribuido a empañar la ya dañada reputación de Facebook con respecto a la forma en que maneja la privacidad de los usuarios.

Además de esto, Facebook y otras plataformas populares en línea se encuentran bajo escrutinio constante por parte de las autoridades, por la incapacidad de estas compañías para controlar el contenido inapropiado. Un nuevo informe de Forbes ha revelado que a pesar de los esfuerzos de Facebook por erradicar este tipo de contenido de su red social, la compañía ha admitido que su tecnología de Inteligencia Artificial (IA) no ha sido totalmente efectiva en este propósito.

PayPal también podría retirar respaldo a Libra, la criptomoneda de Facebook

Ahora bien, existe una disyuntiva entre los reguladores con respecto a la libertad de expresión a través de las redes sociales: mientras que los partidarios de la libre expresión en línea abogan por un mejor control del contenido inapropiado, quienes consideran que es necesaria una ley que sancione a las compañías de tecnología por la publicación de este tipo de contenidos también abogan por la libertad de expresión.

Luego de la masacre de Christchurch, transmitida en vivo por Facebook Live, la compañía ha admitido que no es capaz de controlar este tipo de contenidos extremistas porque la cantidad de videos o publicaciones vinculadas a esta actividad en su plataforma no es lo suficientemente grande como para entrenar correctamente a su IA.

Sin embargo, Facebook reveló que se eliminaron más de 1.5 millones de videos de la red social vinculados a la masacre. En todo caso, la compañía deberá demostrar mayores esfuerzos para abordar esta problemática. Evidentemente, Mark Zuckerberg continuará bajo mucha más presión para alcanzar este objetivo.

Más en TekCrispy