El monóxido de carbono (CO) es un gas altamente venenoso para los humanos y para la mayoría de la formas de vida; sin embargo, los resultados de un estudio sugieren que este gas tóxico podría ser importante para la vida extraterrestre.

Por sus efectos potencialmente dañinos, este gas no es considerado como una “firma biológica” prometedora a la que los astrobiólogos deberían apuntar en la búsqueda de formas de vida más allá de nuestro planeta.

Mercurio, y no Venus, sería nuestro vecino planetario más cercano

Pero un estudio realizado por científicos de la Universidad de California en Riverdale (UCR), sugiere que puede ser momento de revisar ese razonamiento, ya que de acuerdo a los hallazgos de la investigación, el monóxido de carbono puede ser importante para la vida extraterrestre.

Aplicando modelos

Para el estudio, los investigadores utilizaron modelos informáticos para determinar dos escenarios donde el dióxido de carbono se acumula en las atmósferas de los planetas vivos.

El monóxido de carbono ocupa un lugar destacado en los planetas con atmósferas ricas en oxígeno ubicados en la zona habitable de estrellas enana roja, como Proxima Centauri.

El primero se enfocó en comprender mejor la química atmosférica de la Tierra hace unos 3 mil millones de años, cuando el aire de nuestro planeta contenía muy poco oxígeno.

Los resultados indicaron que el CO podría haberse acumulado en cantidades significativas en aquellos días pasados, alcanzando concentraciones de alrededor de 100 partes por millón (ppm), aproximadamente 1.000 veces más que los niveles actuales.

Si bien para ese momento la vida animal estaba muy lejos de aparecer, la vida microbiana abundaba en todo el planeta.

En el segundo escenario, los investigadores aplicaron sus modelos a sistemas exoplanetarios, específicamente aquellos que orbitan alrededor de estrellas enanas rojas, incluida Proxima Centauri, la estrella más cercana al Sistema Solar, encontrando que los exoplanetas de con mucho oxígeno en sus atmósferas probablemente también tienen altos niveles atmosféricos de CO.

El investigador Edward Schwieterman, académico en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la UCR y coautor del estudio, se refirió a los hallazgos y comentó:

“Dado el contexto astrofísico diferente para estos planetas, no deberíamos sorprendernos al encontrar biosferas microbianas que promuevan altos niveles de monóxido de carbono; sin embargo, estos no serían ciertamente buenos lugares para la vida humana o animal tal como la conocemos en la Tierra”.

Señales biológicas

Los investigadores señalan que este es un ejemplo perfecto de cómo usar el pasado de la Tierra como una guía en la búsqueda de vida en otras partes del universo.

El estudio sirve como un recordatorio de que la búsqueda de vida extraterrestre es una tarea muy complicada. Dada la increíble abundancia y diversidad de mundos, ciertamente no hay razón para suponer que las probables formas de vida alienígena se parezcan a la de la Tierra o empleen las mismas vías bioquímicas.

Este cometa de color verde se podrá observar esta semana

Hasta el momento se han observado más de 3.900 exoplanetas, algunos en la zona habitable de Proxima Centauri y otras estrellas, lo que significa que podrían albergar agua líquida, un ingrediente clave para la vida.

En este sentido, buscar señales biológicas en el aire de algunos de esos exoplanetas, es una de las principales encomiendas del Telescopio Espacial James Webb de la NASA, que se espera entre en funcionamiento en marzo de 2021.

Referencia: Rethinking CO Antibiosignatures in the Search for Life Beyond the Solar System. The Astrophysycal Journal, 2019. https://doi.org/10.3847/1538-4357/ab05e1

Más en TekCrispy