El icónico traje diseñado por Ane Crabtree que viste a las populares sirvientas en la serie de Hulu, ‘The Handmaid’s Tale’, formarán parte del santuario cultural estadounidense, el Instituto Smithsonian, tras haberse convertido en una característica visual y reconocible.

El traje con un peculiar tono rojo y un tocado en color blanco ha sido utilizado hasta para vestir a los manifestantes que desean protestar en contra de las distintas maneras en las que se presenta la injusticia social.

Un objeto muy buscado

Desde que el ala cultural se abrió en el mes de octubre en el Smithsonian’s National Museum of American History, Ryan Lintelman –curador de entretenimiento de este sector– tuvo que dedicarse a perseguir los objetos más valiosos para incluir a la colección del museo.

Poner sus manos en el vestuario que portan las sirvientas, entre ellas Elizabeth Moss, no fue nada sencillo, pero sin duda alguna era importante tenerlo. Lintelman aseguró que “el hecho de que este traje se haya replicado en las protestas” le agregaba más carácter y relevancia.

El ala cultural del museo ofrece un espacio para mostrar los principales logros en la música, la televisión y el cine americano. Por lo mismo, para su curador es esencial adquirir los artefactos de mayor impacto y con la capacidad de contar múltiples historias al mismo tiempo. Lintelman dijo aquí “no contamos la historia del entretenimiento, aquí como contamos la historia de cómo el entretenimiento ha dado forma a la historia”.

El tan buscado traje se convierte en el segundo objeto de color rojo de importancia en hacerse lugar dentro de la colección, ya que el primer lugar lo ocupan las aún más icónicas zapatillas color rubí de Judy Garland que transportaron a Dorothy de vuelta a casa en ‘El Mago de OZ’.

Kylie Jenner es criticada por fiesta temática de ‘A Handmaid’s Tale’

Artículos invaluables y especiales

Si a alguno le preocupaba el trato que se le daría al traje de las aclamadas sirvientas, les informamos que cada artículo aceptado por el Smithsonian, desde el momento de su adquisición, recibe atención especial. Los curadores solo los manipulan con guantes para asegurar la preservación de los objetos.

Por ejemplo, aunque el traje de ‘The Handmaid’s Tale’ es relativamente nuevo, actualmente se muestra en un maniquí especialmente diseñado para evitar generar tensión en la tela que cuelga. Por otra parte, el frente permanece completamente cerrado para así no generar pliegues en el traje.

Con respecto al crédito de la obra maestra, debemos felicitar el trabajo de Crabtree, quien pasó múltiples días en su casa trabajando en varias opciones. “Se trata realmente de movimiento, luz y sombra”.

Por otro lado, los productores del programa se encuentran más que orgullosos por la exhibición. Steve Stark –presidente de producción y desarrollo de TV de MGM– afirma que si bien su objetivo es el de contar historias que impacten, el hecho de que el programa se haya convertido en un movimiento cultural apasionado, es la guinda del pastel.

Más en TekCrispy