La formación de la Tierra comenzó hace unos 4.500 millones de años, cuando nuestro Sistema Solar era simplemente una nube de partículas de polvo frío que se comprimían como resultado de las fuerzas gravitacionales, formando un enorme disco giratorio.

En el centro de ese disco se formó el Sol, mientras que las partículas restantes se convirtieron en los planetas que conocemos hoy.

El acelerado desplazamiento del polo norte magnético obligó a los científicos a actualizar el mapa

Comparando elementos

Un equipo de científicos de la Universidad Nacional de Australia (ANU), realizó una comparación de la composición elemental entre la Tierra y el Sol, y descubrió que están formados por los mismos elementos, solo que la Tierra tiene menos hidrógeno, helio, oxígeno y nitrógeno, lo que hace que nuestro planeta sea menos volátil que nuestra estrella anfitriona.

Muchos científicos creen que cada estrella tiene algún tipo de sistema planetario orbitando a su alrededor.

Para el estudio, los investigadores realizaron una comparación de los elementos que componen las rocas de la Tierra, los meteoritos y la capa exterior del Sol.

El investigador Trevor Ireland, profesor en la Escuela de Investigación de Ciencias de la Tierra de la ANU y coautor del estudio, comentó:

“Esta comparación proporciona una gran cantidad de información sobre la forma en que se formó la Tierra. Hay una tendencia de volatilidad notablemente lineal que puede usarse como una línea de base para comprender las relaciones entre los meteoritos, nuestro planeta y las composiciones estelares”.

Una herramienta útil

A pesar de los grandes esfuerzos, en la actualidad es difícil decir cuál es la composición exacta de nuestro planeta, ya que la perforación ha alcanzado solo 10 kilómetros de profundidad, pero los investigadores manifiestan que los elementos más abundantes de la Tierra (hierro, oxígeno, silicio y magnesio) constituyen más del 90 por ciento de la masa.

Nuestro Sistema Solar era una nube de partículas de polvo frío que se comprimían como resultado de las fuerzas gravitacionales.

El equipo señala que la estimación de la composición de la Tierra y el Sol tiene como objetivo crear una nueva herramienta para medir la composición elemental de otras estrellas y los planetas rocosos que las orbitan.

¿Por qué el campo magnético de la Tierra cambia repentinamente?

Como expresa el doctor Wang, de la Escuela de Investigación de Astronomía y Astrofísica de la ANU y coautor de la investigación: “La composición de un planeta rocoso es una de las piezas faltantes más importantes en nuestros esfuerzos por descubrir si un planeta es habitable o no”.

Se cree que cada estrella tiene algún tipo de sistema planetario orbitando a su alrededor, por lo que contar con una herramienta que pueda medir su composición elemental pudiera ser muy útil, ya que muchos planetas del universo, si no todos, son piezas desvolatizadas de sus estrellas anfitrionas, tal como lo es la Tierra del Sol.

Referencia: The Volatility Trend of Protosolar and Terrestrial Elemental Abundances. ArXiv, 2019. https://arxiv.org/abs/1810.12741v2

Más en TekCrispy