En un mundo donde la confrontación política está a la orden del día, la opinión del ciudadano común parece estar dividida en torno a la utilización de la tecnología para definir el futuro de sus países.

Una investigación llevada a cabo por el European Tech Insights y presentado por la IE University de España, ha revelado que una cuarta parte de los europeos confía en que la Inteligencia Artificial (IA) puede tomar decisiones políticas importantes al igual que las personas.

Cómo la decepción por los políticos hace a las personas confiar en los robots para dirigir sus países

De manera preocupante, el estudio destacó que más de un 56 por ciento de los encuestados temen que las máquinas reemplacen a los trabajadores humanos. La investigación también considera que las tecnologías disruptivas como la IA y el cambio climático representan el mayor desafío en la actualidad para la Unión Europea (UE).

Rubio explicó que el estudio fue realizado en ocho países de Europa (Alemania, España, Francia, Irlanda, Portugal, Países Bajos y el Reino Unido), donde se realizaron encuestas a los ciudadanos sobre cómo la ‘Cuarta Revolución Industrial’ y las transformaciones tecnológicas de la actualidad.

El hallazgo más importante de la encuesta radica en el hecho de que uno de cada cuatro europeos prefiere a la IA para tomar las decisiones importantes acerca del funcionamiento de su país. Pero, ¿hasta qué punto han decepcionado los políticos a las personas para que estas prefieran a una máquina para llevar las riendas políticas de una nación?

En el caso del Reino Unido, la imposición del Brexit parece ser la causa principal del descontento. En Alemania y los Países Bajos, las interrogantes actuales sobre el modelo de democracia ‘representativa’ europea han arrojado grandes niveles de desilusión hacia los políticos. De hecho, en estos tres países los resultados de la encuesta son aún más abrumadores: 1 de cada 3 personas admitió que prefiere a un robot dirigiendo a su país en lugar de un político.

Twitter adquiere startup de IA para reforzar la detección de noticias falsas

El director ejecutivo del centro universitario para la gobernanza del cambio de IE, Diego Rubio, afirmó a través de un comunicado:

Esta mentalidad, que probablemente se relaciona con la creciente desconfianza que sienten los ciudadanos hacia los gobiernos y los políticos, constituye un cuestionamiento significativo del modelo europeo de democracia representativa, ya que impugna la misma noción de soberanía popular.

Sin embargo, la mayoría de los encuestados teme a las consecuencias de la automatización y el desplazamiento del trabajo por parte de las máquinas, con un 70 por ciento de los encuestados solicitando a los políticos que regulen estas tecnologías incluso si esto significa frenar los avances tecnológicos.

Por otra parte, las personas consideran que las instituciones u organismos destinados por sus gobiernos para facilitar la transición hacia las tecnologías disruptivas no están haciendo el trabajo correcto. Un 60 por ciento de los encuestados opinó que el sistema educativo actual no cuenta con las capacidades académicas para enfrentar los desafíos que plantean las nuevas tecnologías.

¿Es posible confiar en los robots para dirigir a un país?

Actualmente, existe una desconfianza creciente en torno a la democracia a escala global, ya que las personas consideran que sus voces no son escuchadas ni tienen mayor impacto en las decisiones políticas. Sin embargo, vale la pena preguntarnos si realmente las decisiones tomadas por un algoritmo o una red neuronal no van a representar un desafío aún mayor ante este descontento.

En caso de que algún día la IA intervenga en la política de algún país, sus algoritmos pueden estar influenciados igualmente por el sesgo y el prejuicio de cada programador o pueden ser manipulados a fin de obtener resultados específicos. De esta forma, los resultados serían los mismos que hoy decepcionan a la población o incluso peores.

Más en TekCrispy