Los solsticios y los equinoccios son términos interesantes que aparecen cada año en nuestros calendarios. Están relacionados con la astronomía y los movimientos de nuestro planeta en su órbita alrededor del Sol.

Cada año hay dos solsticios y dos equinoccios, y si bien ambos significan un cambio de estación, los dos son increíblemente diferentes, incluso opuestos.

Encuentran fragmento de planeta muerto orbitando alrededor de un 'cadáver' estelar

Declinación del Sol

Para entender la diferencia entre solsticios y equinoccios, hay que tener presente que en el transcurso de un año, la declinación del Sol, es decir, el ángulo entre el Sol y el ecuador celeste (proyección del ecuador de la Tierra en la esfera celeste) varía entre + 23.5 y -23.5 grados.

Esta inclinación tiene una incidencia directa en la cantidad de luz solar que recibe el planeta, y básicamente, es responsable de originar las distintas estaciones.

Debido a la variación del ángulo de declinación del Sol, a lo largo de un año, el planeta experimenta dos solsticios y dos equinoccios.

Los equinoccios, primavera y otoño, caracterizan las épocas del año en que la aparente declinación del Sol es cero. En otras palabras, el Sol está precisamente vertical sobre el ecuador de la Tierra.

Mientras que los solsticios, verano e invierno, corresponden a los momentos en que el Sol está directamente vertical a los límites de la declinación, es decir, el trópico de cáncer en el hemisferio norte y el trópico de capricornio, al sur.

Un equinoccio es un evento que ocurre dos veces al año. La palabra “equinoccio” proviene de un término latino que significa “noche igual”. Esto se debe a que durante estas temporadas todas las áreas de la superficie de la Tierra experimentan una cantidad igual de luz diurna y oscuridad.

La forma de esfera de la Tierra hace que mientras en el hemisferio norte se experimenta el equinoccio de primavera, lo que ocurre alrededor del 21 marzo, en el hemisferio sur se entra en el equinoccio de otoño.

Igualmente ocurre alrededor del 21 de septiembre, cuando el hemisferio norte entra el otoño, mientras que en el hemisferio sur experimentan la primavera.

Más alejados del ecuador

Un solsticio es un evento que también ocurre dos veces al año. La palabra “solsticio” proviene de la palabra latina “sol” y “sistere”, que significa ponerse en pie. La forma en que lo entendemos literalmente es que describe el momento en que la posición del sol alcanza su punto más cercano al norte o sur.

A lo largo de un año, el ángulo de inclinación entre el Sol y el ecuador terrestre varía entre + 23.5  y -23.5 grados.

De este modo, los solsticios verano e invierno, ocurren cuando la trayectoria del Sol está más alejada del ecuador. En el hemisferio norte, el solsticio de verano ocurre alrededor del 21 de junio, y en el hemisferio sur, esa fecha marca el inicio del invierno.

Inversamente, el solsticio de invierno ocurre el 21 de diciembre en el hemisferio norte, mientras que en el hemisferio sur, esa fecha marca el inicio del solsticio de verano.

En resumen, un solsticio es el punto durante la órbita de la Tierra alrededor del sol en el cual el sol está a su mayor distancia del ecuador, mientras que durante un equinoccio, se encuentra a la distancia más cercana del ecuador.

Esto es lo que debes saber de los agujeros blancos

Debido a esto, en los solsticios hay grandes diferencias entre la duración del día y la noche, siendo en verano los días más largos y las noches más cortas, lo que provoca en estas temporadas predomine el calor, mientras que en invierno los días son cortos y las noches más largas, por lo que predomina el frío.

Comparativamente, durante los equinoccios, los días y las noches tienen la misma duración, lo que hace que en estas estaciones el clima sea mayormente templado.

Referencia: Seeing Equinoxes and Solstices from Space. NASA Earth Observatory, 2011. https://go.nasa.gov/2uiDEzh

Más en TekCrispy