Un informe de Engadget ha revelado los planes del fabricante de coches BMW para optimizar las capacidades técnicas de sus futuros vehículos eléctricos con el objetivo de superar la autonomía de los coches de la competencia.

Hasta ahora, BMW ha manifestado públicamente que desea incorporar a la misma línea de producción todas las variantes de sus coches, es decir, coches a gas, eléctricos e híbridos. Por ejemplo, un coche de la Serie 3 con un motor de combustión interna será construido con un coche similar que incluirá un paquete de baterías. Evidentemente, todo depende de que BMW tenga la rapidez para lograrlo, lo que implicará un cambio significativo en la manera en que operan sus fábricas de coches eléctricos.

El iX3 será el primer coche completamente eléctrico de BMW, e incluirá un motor, transmisión de una sola velocidad y un controlador en un sistema ‘todo en uno’. Este vehículo se lanzará en 2020, y según BMW, le permitirá realizar ajustes necesarios para reaccionar de forma rápida dependiendo de la demanda.

Jan Freimann, gerente de Connected eMobility para BMW, dijo al sitio web que la idea es obtener un módulo integrado y compacto con todos los elementos necesarios y que pueda ser utilizado por cualquier coche en el futuro. De hecho, Freimann explicó que el módulo es tan compacto que puede colocarse en un Mini (BMW es la compañía matriz de Mini).

Usuario informa que su Galaxy S10 se quemó "sin razón" y Samsung lo culpa del incidente

Asimismo, se conoció que BMW está buscando reducir costos de fabricación con respecto a las baterías de sus próximos coches eléctricos. En caso de que la compañía logre este hito, evitaría depender de terceros para aspectos como el material de fabricación. Sin embargo, BMW deberá construir más que un motor todo en uno para obtener la preferencia de los clientes potenciales.

Uno de los aspectos más importantes del anuncio de BMW es su optimismo con respecto al proceso de carga de las baterías de sus próximos coches eléctricos. En este sentido, el fabricante señaló que estos vehículos admitirán una carga de hasta 150 kW, lo que podría traducirse en recargas de 15 minutos.

Las baterías de BMW para sus venideros coches prometen hasta 675 kilómetros de autonomía, superando en más de 300 kilómetros la autonomía de sus principales competidores. Además, la compañía dice que logrará ajustar la química de sus baterías en función del rendimiento del coche, lo que quiere decir que los conductores de un sedán deportivo tendrán la conducción suave de un coche eléctrico, mientras que los crossover verían optimizado su rango de velocidad.

En todo caso, el fabricante de coches está trabajando para hacer realidad estos objetivos, por lo que solo sabremos cuál será el alcance de sus nuevos coches una vez sean lanzados al mercado.

Más en TekCrispy