Tener opciones para escoger siempre es algo bueno, pero cuando existe una saturación de estas opciones, la libertad de escoger se convierte en una tarea algo agobiante. Esto es lo que está sucediendo con el mercado del streaming, que se vuelve cada vez más saturado con plataformas y productos audiovisuales.

Un estudio realizado por Deloitte indica que casi la mitad de consumidores (47%) estadounidenses se encuentran frustrados ante este boom del streaming que sigue creciendo. La 13ava edición de la encuesta anual sobre Medios Digitales de la consultora plantea que los estadounidenses no se sienten precisamente realizados con la cantidad de servicios y plataformas de streaming. De hecho, 57% se siente frustrado cuando el show o película que más les gusta desaparece del catálogo por el vencimiento de los derechos.

Paradoja de la elección

En psicología, tener opciones para escoger puede ser tan liberador como estresante, pues al tener tanta oferta, los consumidores pueden sentir mayor presión por escoger lo correcto, pues se asocia al sentimiento de pérdida. Cuando aplicamos la psicología a las ventas, la máxima de tener tantas opciones es que, si el usuario no puede decidirse por una, muy probablemente terminará por no escoger ninguna.

Esto puede ser un gran problema para los servicios de streaming, pues si bien antes se trataba de un tema de comodidad, porque teníamos al alcance de nuestras manos algunas de nuestras series y películas favoritas, ahora la competencia por hacer contenido original es mucho más importante.

Guerra de streaming: ¿hasta qué punto tantas opciones son deseables?

Para dibujar un poco el panorama, el mundo del streamig se compone de plataformas como Netflix, Hulu, HBO, Amazon Prime Video, YouTube Premium y CBS All Access. Esto sin contar los respectivos servicios de streaming de canales de televisión y las próximas plataformas que están por entrar al juego: Apple, Disney + y WarnerMedia.

El videpresidente de Deloitte, Kevin Westcott, expresa que “los consumidores quieren escoger – pero hasta un punto” y que “podríamos estar entrando a una era de ‘fatiga de suscripciones’”. Esta ultra personalización de servicios de streaming podría representar una oportunidad para que las grandes plataformas puedan reagrupar tal cantidad de productos pues, según Westcott –quien también es el líder de telecomunicaciones, medios y entretenimiento de la región– “los consumidores están buscando menos fricción en el proceso de consumo”.

De acuerdo con el estudio, en promedio, los estadounidenses están suscritos a al menos tres servicios de video streaming, 43% tiene suscripción tanto a televisión paga como a plataformas de streaming. Precisamente, 49% de los usuarios considera que tener tantas suscripciones les dificulta escoger qué ver, teniendo como dato interesante que 49% se rinde minutos después de buscar contenido y no encontrar nada.

Tercera temporada de 'The Rain' será su última en Netflix

El contenido original sigue siendo el rey

En la encuesta de Deloitte, se resalta el contenido original como la principal razón que atrae nuevas suscripciones. De allí que Netflix esté tan entusiasmado por seguir realizando nuevas producciones originales, pues han sido estas las que le han fijado la corona como el rey del streaming. Sin embargo, esto también debe revisarse cuidadosamente para no caer en la máxima de cantidad sobre calidad, pues en algún punto también influirá en la decisión de los usuarios.

Hasta este punto, Netflix ha sido el competidor sin igual del mundo del streaming, pero por supuesto que las grandes empresas como Apple y Disney no quieren quedarse atrás y quieren ser la competencia. Ambos lanzarán sus respectivos servicios de streaming y por lo menos Netflix ya “le hizo el feo” a Apple negándole una retroalimentación de contenido. Disney ha estado manejando su catálogo –con Fox como nueva adquisición– con un bajo perfil, pero ya les ha arrebatado a todos los superhéroes de Marvel originales de Netflix.

¿Cómo se verá el mapa de streaming al finalizar este año cuando entren estos grandes competidores? ¿Los usuarios seguirán en esta especie de éxtasis de espectador o comenzarán a recortar gastos en streaming quedándose con un preferido? Pase lo que pase, todas las compañías deben tomar en cuenta esta saturación del mercado para ver quién da la nota ganadora y se queda con la mayor cantidad de audiencia. Son tiempos nuevos para los espectadores.

 

Los usuarios se encuentran ante una saturación del mercado que hace que decidirse por un contenido específico.

Más en TekCrispy