Los gemelos fraternales, en los cuales cada uno de los dos óvulos es fertilizado por un espermatozoide diferente, ocurren en aproximadamente 4 de cada 1000 nacimientos. Alrededor de la mitad de ellos resultan en gemelos hembra y varón.

Por lo general, alrededor de la octava semana de gestación, el feto masculino comienza a producir cantidades masivas de testosterona, lo que ayuda a impulsar el desarrollo de los órganos reproductivos masculinos y la arquitectura cerebral. Sin embargo, en los gemelos hembra-varón, pequeñas cantidades de testosterona del feto masculino pueden filtrarse en el saco amniótico del gemelo femenino.

Textio, reduce la discriminación de género en las propuestas de trabajo con IA

Efecto negativo

El impacto de la exposición a estas hormonas antes del nacimiento ha sido largamente debatido por la comunidad científica, y para profundizar en esta cuestión, un equipo internacional de investigadores realizó un estudio, cuyos resultados revelaron un pequeño, pero estadísticamente significativo, efecto negativo para las gemelas con hermanos varones.

Estudios previos han encontrado que las gemelas que compartieron útero con hermanos, tienden a desarrollar una estructura ósea y una arquitectura cerebral más “masculina”.

Para el estudio, los investigadores recurrieron a los datos de nacimientos de Noruega, analizando casi 730.000 nacimientos entre 1967 y 1978, incluyendo 13.800 gemelos.

Al controlar factores como el peso al nacer y la educación materna, los investigadores encontraron que, a los 30 años, las mujeres que tenían un gemelo masculino tenían un 15,2 % menos de probabilidades de graduarse de la escuela secundaria, 3,9 % menos de terminar la universidad, 11,7 % menos probabilidades de estar casadas, 5,8 % de tener menos niños y ganaban un 8,6 % menos de dinero, en comparación con las mujeres con hermanas gemelas.

La siguiente pregunta abordada por el estudio fue si la diferencia observada surgió de crecer con un hermano de la misma edad, o si refleja el impacto de las hormonas prenatales.

Cerebros más masculinos

Para ello, el equipo examinó los resultados para las mujeres cuyos gemelos varones habían muerto durante el parto o poco tiempo después. Las 583 mujeres que cumplieron con ese criterio tuvieron prácticamente los mismos resultados en la vida que las mujeres con gemelos varones vivos.

Los resultados del estudio revelaron un pequeño, pero estadísticamente significativo, efecto negativo para las gemelas con hermano varones.

Estos resultados sugieren que la exposición a la testosterona prenatal conlleva efectos de larga duración, y que no se deben solo a la circunstancia de ser criada con un gemelo masculino.

Estos son los 10 personajes femeninos más icónicos de Tarantino

El estudio no explica por qué la exposición prenatal a la testosterona produciría estos efectos socioeconómicos, pero investigaciones anteriores han encontrado que las gemelas que compartieron útero con hermanos, tienden a desarrollar una estructura ósea y una arquitectura cerebral que se parece más a los cerebros masculinos.

Los autores del estudio creen que tales diferencias pueden hacer que estas mujeres actúen de manera más agresiva, se arriesguen más, y en última instancia, muestren comportamientos que tradicionalmente se consideran masculinos, lo que podría conducirles a un menor éxito socioeconómico.

Referencia: Evidence that prenatal testosterone transfer from male twins reduces the fertility and socioeconomic success of their female co-twins. PNAS, 2019. http://dx.doi.org/10.1073/pnas.1812786116

Más en TekCrispy