Tras el presunto ataque terrorista en Nueva Zelanda las plataformas de redes sociales dispusieron de todos sus esfuerzos para evitar la viralización de la transmisión en vivo que se generó del tiroteo masivo.

Por lo mismo, un joven de 18 años fue apresado y negado de su salir bajo fianza por una corte en Nueva Zelanda luego de ser acusado por distribuir la grabación, de acuerdo el informe del New Zeland Herald.

El joven –quien no puede ser identificado por una orden judicial– no estuvo involucrado en el acto terrorista, pero enfrenta hasta 28 años de prisión por publicar una foto de las mezquitas atacadas, así como por compartir un video obsceno y uno incitando a la violencia. Además, a través de la mensajería en línea, promovió otros actos violentos.

Luego de que el tribunal de distrito, Stephen O’Driscoll, le negara salir de prisión bajo fianza, el delincuente anónimo deberá regresar a la corte el día 08 de abril.

Compartir contenido será considerado un delito

El día lunes, Nueva Zelanda aseguró que cualquier posesión o intercambio de algún contenido que muestre información del tiroteo masivo ocurrido el viernes, que dejó 50 muertos y 20 heridos, será considerado delito.

De acuerdo con Sarah Stuart-Black –directora del Ministerio de Defensa Civil y Emergencias del país– las imágenes relacionadas con el ataque han sido clasificadas como “objetables” –ya que cuentan con el poder de prohibir ciertos videos e imágenes bajo la Ley de Clasificación de Películas, Videos y Publicaciones (1993) –, lo que indica que será una infracción a la ley nacional el “poseerlas, compartirlas y/o presentarlas”.

La decisión del Ministerio suena acertada, sobre todo entendiendo que desde los acontecimientos del viernes plataformas como YouTube, Facebook, Twitter y Reddit se han enfocado en eliminar, vetar y prohibir la mayor cantidad de publicaciones en torno al tema que inciten a la violencia o idolatrar un acto vandálico.

Más en TekCrispy