Con motivo de la Conferencia de Tecnología de GPU 2019, que se lleva a cabo esta semana en EE.UU, Nvidia reveló que su plataforma de simulación de conducción autónoma Drive Constellation ya está disponible para las empresas de la industria automotriz.

Drive Constellation, cuya operatividad está basada en la nube, permitirá que los coches autónomos se prueben en caminos o recorridos virtuales en vez de sitios reales. De esta forma, los coches simulados podrán operar en entornos rutinarios y peligrosos con más eficiencia y seguridad de lo que las pruebas en el mundo real ofrecen.

El anuncio se produce algunos meses después de que Nvidia presentó Constellation a sus principales socios. Ahora, se conoció que el primer cliente oficial de la plataforma será el fabricante de coches Toyota. En este sentido, el Instituto de Investigación y Desarrollo Avanzado de Toyota (TRI-AD), estará a cargo de implementar la herramienta para probar la tecnología de conducción autónoma antes de implementarla finalmente en sus coches.

Actualmente, Toyota utiliza la tecnología Drive AGX Xavier de Nvidia para llevar a cabo las pruebas de sus coches autónomos en el mundo real. Sin embargo, con la ayuda de Drive Constellation, se espera que el fabricante desarrolle su tecnología de simulación de conducción autónoma.

Nvidia presenta teaser sobre nuevo producto de hardware bajo la marca 'Super'

Según Nvidia, el sistema está basado en dos soluciones distintas que operan desde la nube. La primera de ellas es el servidor Constellation Simulator, que utiliza las Unidades de Procesamiento Gráfico (GPU) de Nvidia para ejecutar un software conocido como Drive Sim que crea un mundo virtual para impulsar los sensores de un coche real. Por su parte, la segunda solución es el Vehículo de Constelación, un servidor impulsado por el hardware Drive AGX en el coche que posteriormente procesa los datos ‘simulados’ del sensor.

Nvidia dijo que Drive Constellation estará disponible para cualquier desarrollador. Las compañías que trabajen con esta tecnología podrán enviar sus propios entornos de simulación a Nvidia y luego ver los resultados en sus ordenadores.

Más en TekCrispy