Una cosa que suele preocupar a los padres, especialmente a aquellos que son primerizos, es la alimentación de los bebés. Esto cobra especial importancia teniendo en cuenta el aumento de la incidencia de ciertas alergias alimentarias que pueden tener consecuencias fatales.

Sin embargo, de acuerdo a un estudio reciente, la mejor forma de prevenir las alergias alimentarias en los bebés es introducir poco a poco los alimentos probablemente alérgenos en la dieta de los bebés. Esto va entrenando su sistema inmunitario, haciendo menos probable que se desarrolle una alergia.

El sueño y el ejercicio afectan de manera diferente a las nuevas mamás y papás

Para prevenir las alergias, lo mejor es controlar la exposición

En el pasado, se aconsejaba a los padres que retrasaran lo máximo posible la introducción de alimentos altamente alérgenos, como el maní y la soya, en la dieta de los bebés. La idea detrás de todo esto era evitar que se desarrollasen alergias alimentarias.

No obstante, estudios más recientes sugieren que, más bien, para evitar el desarrollo de alergias alimentarias en los bebés, lo ideal es ir introduciendo los mencionados alimentos de forma progresiva en su dieta.

En la misma línea, se plantea que no es necesario que las madres restrinjan sus dietas durante el embarazo o durante el periodo de lactancia a fin de evitar el desarrollo de esta condición. En este sentido, los resultados sugieren que introducir de forma progresiva alimentos tales como la leche de vaca, los huevos, mariscos, frutos secos y demás alimentos alergénicos, puede ayudar en la prevención de las alergias.

Específicamente, se plantea que la introducción de proteína de maní, desde los cuatro meses de edad, hasta los seis meses, podría evitar que se desarrolle esta peligrosa alergia. En este caso, se pretende ir entrenado al sistema inmunológico de forma que aprenda ante que agentes debe desencadenar reacciones de defensa y que sustancias podrían ser inofensivas.

Lo ideal es exponer progresivamente a los bebés a los agentes alérgenos

Lo ideal es evitar restringir excesivamente la alimentación de los bebés.

De acuerdo a los expertos, el aumento de los casos de alergias a distintos agentes se relaciona a un incremento en la pulcritud y la meticulosidad a la hora de criar a los bebés. En este sentido, la sobreprotección impide que el sistema inmunológico aprenda a reaccionar de forma normal ante sustancias que realmente no son dañinas.

Por tanto, la recomendación es exponer a los niños a estas sustancias, de forma controlada y bajo supervisión profesional, de forma que el sistema inmune se entrene para reconocer ante que agentes debe reaccionar y qué sustancias son realmente inofensivas.

¿Los huevos forman parte de una dieta saludable?

Yendo mas allá, los investigadores recomiendan a los padres dejar que los niños se expongan a sustancias alérgenas, disminuyendo las probabilidades de que se desarrollen peligrosas alergias en el futuro.

No obstante, debemos tener presente que estos resultados están siendo sujetos a escrutinio científico. Por tanto, se requieren otras investigaciones que avalen cabalmente las conclusiones.

Referencia: Dietary interventions to prevent atopic disease: Updated recommendations, (2019). https://doi.org/10.1542/peds.2019-0281 

Más en TekCrispy