Overstock decidió postergar la venta de su negocio minorista, lo que significa una demora en la inyección de capital que se suponía que realizarían a su portafolio blockchain.

Originalmente, la compañía pensaba desprenderse de su negocio de ventas para fines del mes de febrero, pero, tras analizar sus ganancias del último trimestre, su CEO Patrick Byrne indicó a sus accionistas que ya no había un plazo previsto para dicha venta:

“Es como preparar un soufflé, y un soufflé está listo cuando está listo”.

Byrne ya había sugerido previamente un cambio de prioridades en una entrevista del mes pasado, en la que aseveró que manejaría su negocio de e-commerce “como si fuera a ser su propietario de por vida”.

En este sentido, Overstock no se concentrará exclusivamente en la tecnología blockchain tan pronto como se previa. Sobre esto, Jonathan Johnson, presidente de Medici Ventures – su rama de inversiones blockchain – había comentado que la venta de Overstock le daría “una gran bolsa de dinero” a Medici.

No obstante, la sección de factores de riesgo de su reporte anual ante la Securities and Exchange Commision, además de sus resultados trimestrales, fueron suficientes para que la compañía notara que vender la compañía en este punto representaría una reducción significativa de ganancias:

“Nuestro negocio minorista es relativamente maduro y se mueve en un modelo de negocios predecible si se compara con nuestras iniciativas de Medici, que tienen una historia corta, ganancias mínimas, gastos significativos, pérdidas significativas e incertidumbres significativas”.

Por otra parte, la compañía tuvo un lunes bastante negro en términos financieros, sufriendo una pérdida del valor de sus acciones que llegó hasta los 13.5%, si bien ya han vuelto a repuntar ligeramente hasta el 8.7% al momento de redacción de esta nota.

De acuerdo con los reportes, estas pérdidas se debieron a que la compañía redujo sus gastos de ventas y mercadeo hasta en un 13%, presumiblemente para concentrarse en sus negocios blockchain.