El gobierno de Australia aseguró que está considerando desarrollar una estrategia para convertirse en un líder mundial de la industria blockchain, por lo que donará US$ 71,000 para la creación de una hoja de ruta.

El 18 de marzo, dos ministerios australianos lanzaron una nota de prensa conjunta en la que estipularon el deseo del país por convertirse en uno de los líderes del mundo blockchain, enfocándose especialmente en áreas que incluyen “regulación, creación de capacidad y habilidades, innovación, inversiones, competitividad internacional y colaboración”.

Karen Andrews, ministra de inversión, comercio internacional y turismo, declaró al respecto:

“La estrategia nacional nos colocará en posición de explorar cómo el gobierno y la industria pueden potenciar el desarrollo a largo plazo de la tecnología blockchain y sus usos”.

En este sentido, la ministra prometió desarrollar una hoja de ruta enfocada en varias “áreas de política”. Asimismo, aseguró que la donación de los fondos se destinará a las startups blockchain australianas, de forma que puedan asistir a la conferencia blockchain de Consensus que se celebrará en New York en mayo.

Policía australiana acusa a funcionario de usar equipos de trabajo para minar criptomonedas

La idea es que trabajen con expertos blockchain que puedan desarrollar la estrategia blockchain nacional, así como contribuir con el gobierno a crear casos de uso blockchain.

Es importante señalar que esta no es la primera (o mayor) inversión que Australia ha realizado sobre tecnología blockchain, tras desembolsillar US$ 521,000 en la creación de una “Agencia de Transformación Digital” que investigaría métodos para la distribución gubernamental ed pagos.

Posteriormente, el gobierno donó US$ 249,000 destinados a crear estándares blockchain internacionales, además de la Organización Internacional de Estandarización.

No obstante, la más destacada fue la de US$ 771 millones de dólares para una alianza de 5 años con IBM. La misma está destinada a construir soluciones blockchain que podrían ahorrarle hasta 70 millones de dólares al año a los contribuyentes al mejorar la automatización y seguridad de la información.

Más en TekCrispy