Las redes 5G apenas se han desplegado en EE.UU, sin embargo, eso no parece ser un impedimento para que los ingenieros y expertos en redes de telecomunicaciones comiencen a probar la tecnología de próxima generación inalámbrica.

El pasado viernes, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) votó de manera unánime para aprobar el cambio de frecuencias de ondas de 95 gigahertz a 3 terahertz para comenzar a probar lo que posiblemente será la tecnología que impulse las redes 6G. Sin embargo, no ha quedado claro cómo los ingenieros aprovecharán las frecuencias altas o cuáles serán las ventajas de esta tecnología para los usuarios en el futuro.

A través de un comunicado oficial, el abogado Agit Pai, quien presidente la FCC, afirmó:

Hoy estamos dando grandes pasos para hacer un uso productivo de este espectro (…) Esto dará a los innovadores fuertes incentivos para desarrollar nuevas tecnologías que utilicen estas ondas de aire al tiempo que protegen los usos existentes.

A pesar de que el comunicado no menciona explícitamente las redes 6G, las frecuencias que se probarán a partir de ahora dejarán el camino abierto para la llegada de la tecnología que sucederá a las redes 5G, cuyo uso ni siquiera se ha generalizado en la actualidad. Varios operadores de telecomunicaciones y fabricantes de hardware se han movido para desplegar la conectividad 5G, con la promesa de velocidades nunca antes vistas y dispositivos del IoT de nueva generación optimizados para este tipo de redes.

Samsung crea centro de investigación para trabajar en la tecnología 6G

El anuncio se produce luego de que Donald Trump, presidente de EE.UU, publicó un mensaje en su cuenta de Twitter el mes pasado donde expresó sus deseos de ver operativa la tecnología 5G o incluso 6G en el país.

Sin embargo, aún queda mucho trabajo por hacer para el despliegue de las redes 5G e incluso de la próxima generación de redes inalámbricas. La transmisión de datos a través de ondas milimétricas es una de las principales dificultades, ya que, mientras que las longitudes de onda son cada vez más cortas, las conexiones se hacen menos confiables y ofrece un alcance mucho menor.

Más en TekCrispy