Todo parece indicar que el nuevo reglamente publicado por el Banco Central de México (Banxico) ha traido más problemas que soluciones a la industria de las criptomonodas.

Las nuevas reglas que fueron publicadas por Banxico en el diario oficial “estipuló que no autorizarían ninguna criptomoneda ofrecida por compañías financieras reguladas“. Esto ha traído mucha confusión entre los actores que la industria del crypto.

La confusión radica en el hecho de que la ley fintech introducida hace 12 meses simplemente requiere que las casas de cambios presenten una solicitud de una licencia de operación. Para explicar la situación, Toma Álvarez, CEO de la casa de cambio mexicana, dijo que:

Esta ley estipula que los servicios que mantienen la custodia del dinero fiduciario o las criptomonedas de los usuarios (la mayoría de los corredores y los modelos de negocios de intercambio lo requieren) deben solicitar una licencia emitida por el equivalente mexicano de la SEC (CNBV)”.

Asimismo, Alverez agrega que la idea en ese momento era que los exchanges tendrían que rendir cuentas con el banco central, para determinar qué criptomonedas ofrecerían las compañías reguladas y crear un marco viable para facilitar este proceso. Sin embargo, El nuevo fallo está en completa contradicción con esto.

Ahora la ley requiere que las empresas dedicadas a las criptomonedas se conviertan en instituciones financiera regulada (de lo contrario, estaría operando ilegalmente). Sin embargo, una vez que obtengan esta licencia, no tendrán la autorización para listar las criptomonedas, por lo que será legalmente imposible operar una casa de cambio en México bajo la nueva ley.

Las instituciones solo pueden realizar transacciones con activos virtuales que correspondan a transacciones internas, sujeto a la autorización previa otorgada por el Banco de México” señala el Banxico. Y agrega, “no serán elegibles para obtener la autorización” servicios de cambio, transmisión o custodia.

De esta manera, Alvarez y otros miembros de la industrian, están esperando por más aclaraciones sobre cómo podría superarse este punto muerto para las casas de cambio y comentarios actuales.