Por más que nos cueste aceptarlo, la mayor parte del proceso de toma de decisiones del ser humano suele ser irracional. En este sentido, se ha observado que las emociones suelen empañar el proceso de toma de decisiones, dejando de lado el razonamiento lógico.

Sin embargo, esta no tiene por qué ser una situación limitante. Más bien, conociendo la realidad, es posible desarrollar estrategias para optimizar el proceso. Una de estas estrategias, quizás la más adecuada, suele implicar el desarrollo de listas de verificación.

Tener muchas opciones puede dificultar la toma de decisiones

Lógica, emoción y toma de decisiones

Muchas decisiones humanas son tomadas visceralmente, es decir, desde las emociones. Si bien esto podría tener beneficios, también podría estar asociado a importantes cuotas de arrepentimiento en el futuro. Así, se ha observado que, en el proceso de toma de decisiones, las emociones suelen prelar por encima de lo racional.

Uno de los ejemplos más claros gira en torno a las decisiones que tomamos respecto a nuestras parejas. Si bien solemos tener una lista de atributos deseables en una potencial pareja, a la hora de enfrentar la realidad, las emociones suelen ponerse por encima de cualquier lista desarrollada sobre la base de la lógica y la racionalidad.

Así, son muchos los ejemplos que podemos encontrar en nuestra vida cotidiana. Sin embargo, podemos ir mas allá de las emociones del momento y desarrollar estrategias que nos permitan tomar decisiones un poco más racionales y apegadas a la lógica.

Esta estrategia implica elaborar listas de verificación en la que se plasmen las actividades y objetivos que deseamos alcanzar a la hora de tomar una decisión. La idea, a grandes rasgos, implica descomponer un gran objetivo, en pequeñas metas y actividades fáciles de lograr, e ir tachándolas a medida que las vamos alcanzando.

Esto nos permite tener una idea clara de nuestro plan de acción y nos mantiene apegados a este de forma estrecha. Además, al ir tachando las metas que vamos logrando, nos damos cuenta de que estamos cada vez más cerca de lograr ese gran objetivo, lo que nos motiva a seguir actuando como se supone debemos hacerlo.

Las listas de verificación podrían optimizar el proceso de toma de decisiones

Las listas de verificación nos mantienen apegados al plan y motivados para seguir cumpliendo nuestros objetivos.

A modo de síntesis, las listas de verificación nos permiten lograr un equilibrio entre nuestras emociones y la lógica, a la hora de tomar decisiones. Esto nos permite optar por alternativas que, a la larga, pueden acercarnos más a lo que realmente queremos en la vida.

De hecho, esta estrategia suele ser una de las principales herramientas a la hora de potenciar el autocontrol para lograr importantes objetivos. En este sentido, la sugerencia implica descomponer grandes objetivos en pasos más pequeños y fáciles de lograr, a fin de ir tachándolos poco a poco a medida que nos acercamos a esa gran meta.

Adicionalmente, esta forma de planificar nuestras acciones, nos permite salvaguardar el raciocinio a la hora de tomar decisiones pues, al estar apegados a un plan de acción establecido, es menos probable que una emoción abrupta abrume nuestro sentido lógico.

En conclusión, los expertos recomiendan usar listas de verificación a la hora de tomar decisiones importantes, manteniendo un equilibrio entre la emoción y la razón.

Referencias:

  1. Enhancing Entrepreneurial Orientation Research: Operationalizing and Measuring a Key Strategic Decision Making Process. https://doi.org/10.1177/014920630002600503
  2. Strategic decision‐making: Process perspectives. https://doi.org/10.1111/j.1468-2370.2006.00118.x

Más en TekCrispy