Científicos de la Universidad de Manchester y del Instituto Max Planck de Radioastronomía, han anunciado que uno de los llamados magnetares, ha mostrado una vez más signos de actividad después de estar “inactivo” desde hace una década.

Los magnetares son inusuales estrellas de neutrones que poseen poderosos campos magnéticos y emiten poderosas ráfagas de radiación gamma y de rayos X.

Un despertar inesperado

La estrella en cuestión es conocida como XTE J1810–197, y es uno de los cuatro magnetares (de los 23 conocidos actualmente) que emiten no solo radiación, sino también pulsos de ondas de radio.

Los radiotelescopios terrestres dejaron de registrar actividad en este magnetar en el año 2008. Ahora nuevamente detectan su actividad.

Este magnetar fue descubierto en el año 2004, pero a finales del 2008 quedó inactivo y simplemente no emitió más ondas de radio, entrando es una especie de letargo. Sin embargo, de manera totalmente inesperada, el 8 de diciembre de 2018, se despertó y nuevamente entró en actividad.

Los astrónomos han creído durante mucho tiempo que tales magnetares tienen campos magnéticos que son más de un millón de veces más intensos que los de las estrellas de neutrones típicas, y más de un billón de veces más poderosos que el campo magnético de la Tierra.

Esos campos magnéticos parecen ser la fuente de los intensos destellos de energía electromagnética que son detectados en la Tierra a medida que el magnetar gira.

A pesar de que los investigadores observaron cómo se despertaba este extraño imán y lo han estudiado a fondo desde que nuevamente se detectó su actividad, no tienen pistas sobre por qué XTE J1810–197 quedó inactivo, ni de las razones por las que volvió a activarse después de unos diez años de inactividad.

Cuando el XTE J1810–197 apareció por última en los telescopios humanos, mostraba un comportamiento errático, cambiando violentamente su perfil de pulso durante períodos de tiempo relativamente cortos. Ahora, luego de una década de aparente inactividad, su comportamiento es más estable.

Al mismo tiempo, informan los investigadores, el par de torsión que hace girar la estrella parece haber aumentado significativamente, un rasgo que es común a los púlsares después de sus períodos latentes.

Mucho por esclarecer

Los magnetares, que son los cuerpos más densos del universo después de los agujeros negros, se encuentran entre los objetos más raros y menos comprendidos en el catálogo estelar de la humanidad.

Cuando apareció por última en los telescopios humanos mostraba un comportamiento errático, pero ahora, luego de su inesperada reactivación, el magnetar es más estable.

Se cree que se originan de la misma manera en que se forma que una estrella de neutrones promedio, comenzando con el núcleo colapsado de una estrella masiva y agonizante que exprime átomos para que sus núcleos se presionen extraordinariamente.

Pero, en algún punto, este cuerpo compacto comienza a generar campos magnéticos sorprendentemente fuertes, pero la causa que origina un magnetismo tan poderoso es un misterio.

Las observaciones futuras probablemente ayuden a esclarecer estas cuestiones. Por ahora, solo queda aprovechar al máximo la información que se pueda obtener de este renacido magnetar.

Referencia: Spin frequency evolution and pulse profile variations of the recently re-activated radio magnetar XTE J1810-197. ArXiv, 2019. https://arxiv.org/abs/1903.02660v1