Facebook y YouTube han anunciado que se encuentran trabajando apresuradamente para eliminar de sus plataformas las “imágenes violentas” de los tiroteos en masa que han tenido lugar en Nueva Zelanda.

Un hombre armado de 49 años hirió a 20 personas y mató 49 más en dos tiroteos distintos, en mezquitas diferentes, en la ciudad de Christchurch. Sin embargo, lo más impresionante es que se dispuso a transmitir en vivo sus ataques con una cámara GoPro colocada en su cabeza.

De acuerdo con la policía de Nueva Zelanda se están ejecutando todas las acciones para proceder con la bajada del sitio de la grabación con “imágenes extremadamente angustiosas”. Por su parte, Facebook –que pareciera no salir de la mala racha– confirmó a las autoridades locales fueron quienes los alertaron sobre el video.

Asimismo, la plataforma de Zuckerberg anunció que no solo procedieron con la bajada del video, sino que a su vez eliminaron las cuentas de Facebook e Instagram del autor del tiroteo. Mia Garlick –portavoz de Facebook en Nueva Zelanda– también aseguró que “cualquier elogio o apoyo para el crimen y el tirador o los tiradores” será eliminado tan pronto sea descubierto.

Según lo que comentó Garlick, Facebook se encuentra trabajando directamente con las autoridades policiales de Nueva Zelanda. Sin embargo, a pesar de actuar rápidamente para evitar la viralización del contenido no verificado –y definitivamente no autorizado por las políticas de las plataformas– lograr un resultado de efectividad al 100% se escapa de las manos de redes como Facebook y YouTube.

La naturaleza de un contenido violento

Aunque las plataformas se queden como centinelas monitoreando el contenido, por su propia naturaleza, el contenido violento o disruptivo en una red social tiene a convertirse en contenido viral en una cantidad muy corta de tiempo.

Esta es la prueba de que Google saboteó el navegador de Microsoft a través de YouTube

No obstante, es importante entender que este tipo de conductas no pueden ser alabadas ni premiadas por ninguna compañía, y menos, por la misma comunidad. Por lo mismo, los sospechosos ya se encuentran bajo custodia, entre ellos un hombre de 28 años que ha sido acusado de asesinato por lo que deberá comparecer ante el tribunal el día sábado.

Scott Morrison –Primer Ministro de Australia– describió al tirador, quien además tiene ciudadanía australiana, como un “terrorista extremista y de derecha”. En la misma página se encuentra la Primer Ministro de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, quien también califica los tiroteos como dos ataques terroristas.

De acuerdo a The Guardian, el autor del crimen se identificó como Brenton Tarrant momentos antes del tiroteo, en una cuenta de Twitter, que al igual que las otras, se encuentra eliminada. No obstante, la policía detrás del caso no ha confirmado oficialmente que este sea el hombre acusado por los asesinados y heridos.

Definitivamente, la conducta en redes sociales del sospechoso, en conjunto con el livestream, dejan en evidencia un comportamiento narcisista y con ansías de ser idolatrado por sus acciones. Según lo expuesto en The Verge, parece que no solo buscaba ser visto sino que además intentó formar una narrativa de sus ataques, como si de un videojuego se tratara.

“Suscríbanse a PewDiePie”

Sorprendentemente, la conducta del tirador se va tornando de extraña a increíblemente rara cuando fuentes confirman que pudieron escucharlo decir “recuerden, muchachos, suscríbanse a Pewdiepie”, quien se ha visto envuelto en polémicas por sus críticas antisemitas.

Sin embargo, Felix Kjellberg –creador de YouTube portador del pseudónimo– se dirigió al mundo a través de Twitter para limpiar su nombre.

Más en TekCrispy