Luego de un juicio que duró dos semanas, un jurado encontró culpable a la compañía Apple de violar tres patentes propiedad de la empresa Qualcomm tras incluirlas en algunos iPhone. Como consecuencia, Apple deberá pagar $31 millones a la compañía que presentó la demanda.

La demanda que fue presentada en 2017 solicitaba una compensación monetaria, la cual le fue otorgada en su totalidad a Qualcomm.

Según indican, una de las patentes se refería a la conectividad de los teléfonos de manera rápida al internet luego de ser encendidos, otra en torno a la eficiencia de la batería y el procesamiento gráfico, y la tercera, con respecto a la función de gestión de tráfico que permite a las aplicaciones descargar datos mucho más rápido.

Apple comparece ante el tribunal

De acuerdo a lo que se expone en CNET, Apple argumentó que Arjuna Siva –ingeniero– aportó contribuciones vitales a lo que sería la tecnología de arranque mientras se encontraba trabajando para la compañía, por lo que debía haber sido mencionado en la patente original. Sin embargo, Siva –quien trabaja actualmente para Google– no se presentó en el juicio en San Diego, por lo que el jurado desestimó el argumento de Apple.

Tras ser encontrado culpable en el caso, Apple deberá pagar a Qualcomm un total de $31 millones en daños, o mejor dicho, $1.41 por cada iPhone infractor. La victoria del presunto creador absoluto de las patentes significa un impulso a su reputación de innovador por sus componentes móviles, así como le aporta credibilidad al considerar que sus ideas fueron aplicadas para dispositivos de la talla del iPhone.

Esta disputa entre Apple y Qualcomm se ha extendido a otros países por fuera de los Estados Unidos. Por ejemplo, en Alemania, Qualcomm ganó en contra de Apple durante la orden judicial de diciembre, lo que resultó en una prohibición de algunos iPhones de versiones más antiguas en todo el país.