El Universo Cinematográfico de Marvel está unido, sin duda, a las escenas poscréditos. Para cualquier fan de estas cintas es obligatorio permanecer en el cine hasta que aparezca el último cuadro de metraje, y es que este tipo de escenas ya son una verdadera tradición, tanto así que cuando una película no las tiene se debe a un propósito creativo específico. Aunque eso sí, Marvel no las inventó, su historia comienza varias décadas atrás.

Así como las secuencias de títulos iniciales se han convertido en todo un arte, las escenas poscréditos también han tenido su propia evolución. Con esto en mente podemos remontarnos al final de la cinta Ocean’s 11 de 1960, cuando, mientras aparecen los créditos, el grupo de veteranos de guerra, luego banda de ladrones, camina por una avenida de Las Vegas. Claro que esta no es del tipo de escena poscréditos a las que estamos acostumbrados en la época actual, pero sí que marcó el inicio de utilizar este recurso narrativo para dar contexto o continuidad a los largometrajes más allá de la historia principal.

Un referente obligado en la historia de las escenas poscréditos es la franquicia de James Bond de los años sesenta. En dichas cintas se acostumbraba poner al final un anuncio de la próxima aventura del famoso agente secreto creado por Ian Fleming. Curiosamente esto inspiró a la confección de la parodia que aparece como escena poscréditos en la película de The Silencers, dirigida por Phil Karlson, protagonizada por Dean Martin y basada en las novelas de Donald Hamilton. La historia cómica del agente secreto Matt Helm termina con el propio Matt rodeado de varias chicas anunciando su nueva aventura.

Luego de esa pequeñísima escena poscréditos debemos ubicarnos años después, en 1979, cuando en The Muppet Movie se despliega toda una secuencia muy divertida mientras aparecen los créditos: los muppets están en una sala de cine luego de haberse proyectado su propia cinta y felicitan al orgulloso director (Kermit) y este a su vez lo hace a sus colaboradores. Al final aparece Animal y, rompiendo la cuarta pared, dice a la cámara: “Go home! Bye, bye”.

Después de The Muppet Movie las escenas poscréditos comenzaron a aparecer en muchas otras producciones. Como en Airplane!, de 1980, en la que el pasajero del taxi que está esperando desde el inicio de la película dice que va a “darle otros 20 minutos, pero no más“. Otro ejemplo muy simpático que, por cierto, fue parodiado por el propio Deadpool, es lo que ocurre en Ferris Bueller’s Day Off, de 1986, cuando Matthew Broderick como el propio Ferris, rompiendo la cuarta pared, le habla al público y le dice que se vaya a su casa.

Como decíamos, en Deadpool pudimos ver la parodia de Ferris Bueller’s Day Off, en donde además se burla de las escenas poscrédito del UCM y dice: “¿Qué esperaban, ver a Sam Jackson con su parche?”, para luego agregar que sí habrá una secuela y que el villano de Deadpool 2 será Cable, pero que ni lo pensemos, la producción no tiene tanto presupuesto para presentar una escena sobre ella o ya no digamos, un tráiler.

¿Los sucesos del 9/11 están ligados al boom de las películas de superhéroes?

Así, poco a poco las escenas poscréditos fueron apareciendo en otros largometrajes, como en Young Sherlock Holmes de 1985, en donde se reveló que Moriarty, el villano más icónico del detective, estaba por arribar, sin embargo, no hubo segunda parte de esta cinta dirigida por Barry Levinson. Algo parecido ocurrió con Masters of the Universe de 1987, en donde las escenas poscréditos aparece Skeletor diciendo: “I’ll be back”, aunque, tal vez por fortuna, no hubo secuela.

“The Avengers Initiative”

Iron Man (2008) no sólo dio inicio a la primera fase del Universo Cinematográfico de Marvel —fase que culmina con The Avengers 4: Endgame—, sino que también incluyó una escena poscréditos reveladora para los fans sobre el futuro del UCM: en donde Tony Stark conoce a Nick Fury y este le quiere hablar sobre “The Avengers Initiative”.

A partir de entonces las escenas poscréditos en las películas de Marvel se han vuelto una tradición. Algunas son muy divertidas, otras contienen claves y huevos de pascua; eso sí, todas son muy esperadas por los seguidores de este universo. En Capitán América (2011) el formato de estas escenas cambió un poco y fue presentado un teaser de The Avengers, algo muy similar a lo que habían hecho las hermanas Wachowski en Matrix Reloaded, en donde al final de la misma presentaron el tráiler de Matrix Revolutions, la última entrega de la franquicia.

Debemos recordar que la primera cinta de la franquicia de Matrix fue estrenada en 1999, mientras que las últimas dos en 2003 (una en mayo y la siguiente en noviembre), así que con razón podemos decir que se trata del antecedente inmediato de las escenas poscréditos de Marvel. Sin duda dieron pie a la popularización de las mismas a inicios del siglo XXI y luego de esto ya no no hubo marcha atrás, la expectativa por estas escenas es bastante alta en la actualidad.

Parece ser que el propósito de Kevin Feige, presidente de Marvel Studios, se ha cumplido con creces. Y es que en 2012 dijo en entrevista que esperaba darle una recompensa al público que permaneciera en la sala y hacer de esto una práctica común. Pero además quería que las escenas poscréditos tendieran conexiones entre las películas de la franquicia y, claro, generar expectativa por el siguiente —o siguientes— largometrajes. Una muestra más de esto son las dos escenas poscréditos que tiene Capitana Marvel y su conexión con la historia de Avengers: Endgame.

Por último, cabe decir que de las escenas poscréditos no solo se ha creado una comunidad alrededor, sino que son tema de discusión y análisis. Sin duda se han convertido en un elemento importante —aunque no exclusivo— del cine comercial y de las películas de superhéroes.

Este artículo fue publicado originalmente en Hipertextual.

Más en TekCrispy