Por extraño que parezca, un nuevo experimento de física cuántica realizado por científicos de la Universidad Heriot-Watt en Edimburgo, Escocia, sugiere que la realidad objetiva podría no existir. Si bien esta idea fue una vez solo una teoría, ahora se ha llevado al laboratorio y se ha probado.

El nuevo experimento ha demostrado que en el mundo de la física cuántica, dos personas pueden presenciar el mismo evento y observar diferentes resultados, y ninguno de estos dos eventos puede ser percibido como incorrecto.

Teóricamente pudiera existir vida en un universo bidimensional

Realidades alternativas

El físico Eugene Wigner fue el primer científico en abordar este tema cuando sugirió en 1961 uno de los experimentos más extraños en mecánica cuántica, el cual involucraba la idea de que dos individuos podían observar dos realidades diferentes y ninguno estar técnicamente equivocado.

Para el experimento dos científicos estudiaron un solo fotón, la unidad de luz cuantificable más pequeña.

Desde que por primera vez se propuso este experimento, los físicos han tratado de determinar si los hechos objetivos realmente existen en la vida.

Debido a que los científicos en un laboratorio pueden probar los hechos objetivos, tiene sentido que sean importantes. Sin embargo, de acuerdo con este experimento, si dos personas ven que suceden dos realidades diferentes, sería imposible acordar cuál de ellas está viendo la realidad correcta.

Ahora, por primera vez, los físicos han realizado este famoso experimento mental de física cuántica creando por sí mismos dos realidades alternativas y luego comparando estos dos mundos.

Después de su experimento, los físicos determinaron que la sugerencia de Wigner de que dos personas pueden estar en desacuerdo sobre las realidades que están presenciando era absolutamente correcta, lo que demuestra que incluso los hechos simples y objetivos no pueden ser acordados.

Estudiando un fotón

Para probar la teoría de Wigner, dos científicos estudiaron un solo fotón, la unidad de luz cuantificable más pequeña, la cual puede actuar como una partícula o una onda en diferentes condiciones.

El físico Eugene Wigner fue el primer científico en plantear la idea de que dos individuos podían observar dos realidades diferentes y ninguno estar técnicamente equivocado.

Aunque este fotón podría tomar cualquiera de estas dos formas, permanece en una superposición de ambas, al menos hasta que se mide.

En el experimento, un científico analizó el fotón y determinó su alineación. Otro científico, inconsciente de la medición del primero, puede confirmar que el fotón, y por lo tanto la primera medición, todavía existe en una superposición cuántica de todos los resultados posibles.

Como resultado, cada científico experimentó una realidad diferente. Ambos son técnicamente ciertos, aunque estén en desacuerdo entre sí.

¿Por qué no se electrocutan los pájaros al posarse en los cables?

En este caso, los dos científicos que presenciaron el fotón no pudieron ponerse de acuerdo sobre lo que estaban viendo y la realidad objetiva de su alineación, ya que ambos científicos observaron algo diferente.

Estos hallazgos aportan evidencia real de que, cuando se trata del ámbito de la física cuántica, puede que no haya tal cosa como una realidad objetiva compartida.

Referencia: Experimental rejection of observer-independence in the quantum world. arXiv, 2019. https://arxiv.org/abs/1902.05080

Más en TekCrispy