Policía Federal Australiana –AFP por sus siglas en inglés– anunció el día de hoy el arresto de un joven de 21 años de Sidney, Australia que generó $211.000 en ganancias al vender suscripciones robadas para los servicios de streaming Netflix y Spotify a los usuarios desde su sitio web llamado WickedGen.com.

En el comunicado oficial de la AFP se especificó que el joven resultó arrestado y acusado luego de ser investigado por delitos informáticos, en conjunto con la FBI, en cuanto a las credenciales robadas que se encontraba vendiendo en Australia y en otros lugares del mundo. Fue la FBI la encargada de iniciar con la investigación y luego procedió a remitirle la información a la AFP en el mes de mayo del año pasado.

De acuerdo a la investigación, WickedGen había estado operando por aproximadamente dos años, en los cuales el joven arrestado se encargó de vender cuentas robadas para servicios de suscripción como Netflix, Spotify y Hulu. Según los detalles, se encontró una lista de nombres de usuarios, correos electrónicos y contraseñas que se han reutilizado y vendido para generar accesos no autorizados a las plataformas de streaming.

Netflix anuncia el reparto de su contendiente al Óscar, ‘The Prom’

Orden de arresto

El día de ayer, 12 de marzo, la AFP ejecutó la orden de registro de Dee Why, ubicado en las playas al norte de Sidney. Del procedimiento se lograron incautar materiales electrónicos y cantidades numerosas de criptomonedas.

Chris Goldsmid –gerente del departamento de Cyber Crime de la AFP y comandante interino– aseguró que “las relaciones internacionales eran parte integral de la resolución de esta investigación” y recalcó a importancia, y el valor, de la relación que mantiene la policía australiana con la FBI.

“Estas alianzas, tanto a nivel nacional como internacional, son fundamentales para que la policía pueda responder a los tipos de delincuencia que evolucionan rápidamente y cada vez más global”, afirmó Goldsmid. Asimismo, comentó que se encuentran trabajando en alianza con las partes afectadas.

El joven de 21 años deberá comparecer el día de hoy ante el Tribunal Central Local de Sidney por las acusaciones de los delitos relacionados con el presunto uso de las identidades falsas y, por supuesto, los delitos informáticos.

Más en TekCrispy