En la actualidad, tenemos la posibilidad de acceder a una amplia gama de plataformas y sitios web mediante un navegador web. Frecuentemente, las personas utilizan Facebook, Twitter, Wikipedia, Google, entre otros servicios para acceder a información, comunicarse con otras personas y mantenerse al día sobre lo que ocurre en el mundo.

La era digital nos ha convertido en gran medida en personas dependientes de Internet, y su poder no es desconocido por nadie. Sin embargo, pocos usuarios conocen la fuente de este poder de acceder libremente a la información.

La WWW fue producto de la ‘frustración’

El 12 de marzo de 1988, el ingeniero y especialista en informática Tim Berners-Lee, redactó una propuesta que posteriormente se convirtió en la World Wide Web (WWW), también conocida como Web. Berners-Lee creó la WWW por la frustración que sentía al tener que iniciar sesión repetidamente en diferentes ordenadores cada vez que necesitaba acceder a contenidos diferentes, ya que no podía hacerlo desde su ordenador principal.

Con motivo del 30 aniversario de este hito en la historia de la tecnología, a continuación te mostramos algunos detalles de interés sobre la Web, y por qué su concepto no significa lo mismo que Internet.

¿Por qué la Web no es lo mismo que Internet?

Los conceptos de WWW (Web) e Internet se confunden de manera errónea, sin embargo, Berners-Lee estableció desde su creación la diferencia entre ambas.

Internet es una gigantesca red de ordenadores a escala global que se conectan entre sí. Su existencia data desde mucho antes de que se pensara en la WWW. Por su parte, la WWW es una amplia colección de sitios web y contenido que se ubican en dicha red de ordenadores. En concreto, WWW es simplemente la transferencia de información, bien sea texto, videos o documentos. Cuando navegamos usando nuestro móvil u ordenador utilizamos Internet para acceder a la Web.

Putin firma ley para aislar a Rusia de Internet y 'fortalecer' su seguridad informática

La importancia del trabajo de Berners-Lee

En su propuesta sobre la Web, Berners-Lee manifestó su deseo de utilizar hipertexto (enlaces web) para contribuir con el trabajo del CERN, el reconocido laboratorio de física de partículas en Suiza, sobre el almacenamiento de datos. El informático consideraba que el hecho de contar con una interfaz ‘limpia’, que permitiera presentar un código de computadora complejo en un formato ‘amigable’ y universal para el usuario, sería una bendición para la humanidad.

Y así fue. Cuando nació Internet, Berners-Lee llamó al sistema World Wide Web. Durante 1990, el ingeniero escribió el primer servidor y el primer cliente de navegación del mundo. Posteriormente, estandarizó la manera en que los ordenadores analizan las URLs, el contenido en HTML y HTTP. En resumen, este personaje se encargó de inventar la manera en que accedemos y utilizamos la información en Internet.

La primera dirección web fue del CERN, y el sitio web aún está en línea hoy en día, básicamente como un ícono que trae a memoria el logro del ingeniero.

Desde entonces, Berners-Lee pasó a convertirse en un líder importante de la libertad en Internet, defendiendo abiertamente la neutralidad de la red. En 2012, fue uno de los primeros personajes en pertenecer al Salón de la Fama de Internet, y actualmente es considerado el principal responsable del mundo globalizado tal y como lo conocemos hoy.

Más en TekCrispy