El gigante tecnológico Google ha confirmado a The Verge que acordó pagar una suma millonaria a dos ex ejecutivos de la compañía acusados de conducta sexual inapropiada.

El primero de ellos, Amit Singhal, recibió US$ 35 millones como parte de su paquete de salida, cuando fue forzado a abandonar la empresa después de una investigación judicial por agresión sexual. Inicialmente, a Singhal se le ofrecieron US$ 45 millones.

Estos números se conocieron a través de CNBC, cuyo equipo descubrió una demanda reciente realizada por los accionistas de Google contra la compañía. En el documento se afirma que Andy Rubin, creador de Android, recibió una oferta por US$ 150 millones para que abandonara la empresa. Esta oferta sería objeto de negociaciones hasta alcanzar los US$ 90 millones de indemnización por su despido. En el caso de Singhal, el ex ejecutivo vio reducir su oferta de US$ 45 millones a US$ 15 millones. Todas estas cifras ya fueron confirmadas por Google a The Verge.

La demanda en cuestión está dirigida a la junta directiva de Alphabet, empresa matriz de Google, y acusa a sus altos ejecutivos de no proteger la integridad de compañía y la reputación de los accionistas. En vez de ello, los accionistas consideran que la junta decidió pagar y dar su apoyo a los ejecutivos acusados de abuso sexual, lo que expone la reputación de Google y ocasiona daños financieros.

Google y Levi's presentan una segunda versión de su chaqueta inteligente

El Comité de Compensación y Desarrollo de Liderazgo de Google fue el encargado de realizar los pagos a los ex ejecutivos. La demanda alega además que otros ejecutivos de la compañía dieron su voto de aprobación para que Larry Page, Erich Schmidt y Sergey Brin lideraran el comité e influyeran en la decisión de realizar los pagos.

En caso de que la demanda sea procedente, Google podría enfrentar cargos por violación de sus deberes fiduciarios, enriquecimiento ilícito, abuso de poder y exceso corporativo. La demanda solicita un juicio formal y exige a la compañía una mejor gestión de sus políticas internas y futuros casos de acoso sexual.

Más en TekCrispy