La administración Trump ha intensificado la presión sobre Nicolás Maduro, al imponer nuevas sanciones a un banco de propiedad conjunta de empresas del estado ruso y de Venezuela. A través de un anuncio del Departamento del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, reveló:

EE.UU. tomará medidas contra las instituciones financieras extranjeras que sostienen al régimen ilegítimo de Maduro y contribuyen al colapso económico y la crisis humanitaria que agobia al pueblo de Venezuela.

En este sentido, el gobierno norteamericano incluyó en su lista negra a Evrofinance Mosnarbank, un banco con sede en Moscú, creado en 2011 como una empresa conjunta producto de la alianza entre el presidente Vladimir Putin y el fallecido ex presidente Hugo Chávez. Según Bloomberg, el banco de desarrollo de Venezuela es el propietario del 50 por ciento del banco, mientras que el resto está dividido entre el grupo VTB y el banco Gazprombank, con sede en Rusia.

Tanto VTB como Gazprombank han recibido sanciones de parte de EE.UU desde el año 2014 tras la invasión rusa en Ucrania. Estas instituciones actualmente mantienen lazos con el Gobierno de Venezuela para ayudar a la estatal petrolera de Venezuela, PDVSA, que también enfrenta sanciones de EE.UU por ser un ‘vehículo de corrupción, malversación y lavado de dinero por parte de Maduro y sus cómplices’, según el anuncio del Tesoro.

Con respecto a la criptomoneda venezolana, el Petro, el comunicado de la institución estadounidense reza lo siguiente:

Cuando la fallida criptomoneda venezolana, llamada Petro, se lanzó en 2018, Evrofinance surgió como la principal institución financiera internacional dispuesta a financiar a Petro (…) La participación de Evrofinance en el Petro demostró la esperanza de Maduro de que el Petro permitiría a Venezuela eludir las sanciones financieras de Estados Unidos.

Una de las revelaciones más importantes del comunicado del Departamento del Tesoro es que Evrofinance creció como negocio un 50 por ciento durante el 2018. Esta realidad contrasta con la situación precaria y de escasez de alimentos y servicios básicos en Venezuela, que ha obligado a miles de ciudadanos a huir del país sudamericano.