Wikileaks Monero Donaciones

La criptomonedas centrada en la privacidad, Monero (XMR), anunció el 9 de marzo que realizó con éxito su Hard Fork.

Específicamente, Monero se sometió a un Hark Fork en el bloque 1788000 para mejorar su privacidad, seguridad y resistencia contra ASIC mediante la introducción de cuatro cambios clave en la red.

Monero especificó estos cambios de la siguiente manera: Primero, algunos cambios en el algoritmo de tamaño de bloque dinámico para arreglar el ataque del Big Bang; en segundo lugar, un tercer ajuste de PoW (CryptoNight-R) para frenar los ASIC actualmente presentes en la red y preservar aún más la resistencia ASIC; en tercer lugar, ahora se agrega una identificación de pago cifrada ficticia a cada transacción para mejorar la homogeneidad de la transacción; en cuarto lugar, el equipo de desarrollo simplificó los compromisos de cantidad al reducir el tamaño de las codificaciones y usar máscaras deterministas.

Respecto a la resistencia a ASIC, los mineros deberán actualizar a sus softwares de minería. Esto ha provocado que el hashrate de la red Monero se haya desplomado. Al parecer, según una publicación en Reddit, el hashate de la criptomoneda podría haber caído hasta un 95% después del Hard Fork.

Y es que los desarrolladores de XMR decidieron hacerle la guerra a los ASIC desde hace un año. En ese momento, la criptomoneda lanzó una actualización de software que impidió que el hardware ASIC fuera efectivo en su red, lo que llevó a una caída de hashrate similar.

Esta guerra se mantiene por cuestiones relacionadas con la posible centralización y la influencia que podrían tener los grandes mineros. “Por ejemplo, un gobierno podría exigir a estos fabricantes de ASIC que agreguen un “interruptor de muerte” que les permita cerrar un minero de forma remota o controlarlo de otra manera. Esta amenaza tiene el potencial de destruir toda la red” señala el equipo de desarrollares de XMR.