Los chimpancés exhiben una variedad de comportamientos que se sabe, es adquirida socialmente, son específicos de la población y se transmiten de una generación a otra, de manera similar a la cultura humana.

Estos comportamientos incluyen adaptaciones que pueden ser cruciales para la supervivencia de los animales, pero de acuerdo a los resultados de un estudio realizado por un equipo internacional de investigadores, los grupos de chimpancés que viven cerca de las personas tienen menos comportamientos de este tipo.

Observando su comportamiento

Para llegar a esta conclusión, los investigadores rastrearon 31 comportamientos de chimpancés en 144 comunidades distintas. La mayor parte de los datos se extrajo de estudio previos, pero 46 comunidades fueron observadas por el Programa Panafricano, una iniciativa que estudia la diversidad del comportamiento en las poblaciones de chimpancés.

Las perturbaciones causadas por el hombre, además de afectar directamente a los chimpancés y sus hábitats, también interfiere con el proceso de aprendizaje social.

Para evitar molestar a los animales, los investigadores siguieron a los chimpancés a través de cámaras.

El conjunto particular de comportamientos considerados en el estudio incluyó la extracción y el consumo de termitas, hormigas, algas, nueces y miel; el uso de herramientas para la caza o la excavación de tubérculos; y el uso de piedras, pozas y cuevas entre otras.

El equipo también midió las influencias humanas, como la infraestructura, la densidad de población y la reducción de la cubierta forestal.

Este conjunto de datos reveló que los chimpancés que viven en áreas con un alto grado de impacto humano, tienen un 88 por ciento menos de probabilidades de presentar cualquiera de los 31 comportamientos estudiados, en comparación a los chimpancés que residen en regiones con el menor grado de impacto humano.

Esta observación sugiere que las perturbaciones causadas por el hombre como la caza furtiva, la tala, la minería y la construcción de carreteras, además de afectar directamente a los chimpancés y sus hábitats, también interfiere con el proceso de aprendizaje social que distingue a los chimpancés.

Influencia humana

En el estudio, los investigadores describen una serie de razones por las cuales este podría ser el caso. Por un lado, los humanos están causando que las poblaciones de grandes simios disminuyan a una tasa de dos a seis por ciento cada año, y en algunas comunidades, puede que no haya suficientes individuos para transmitir las tradiciones culturales.

Los chimpancés tienen una variedad de comportamientos que es adquirida socialmente y transmitida de una generación a otra.

También es posible que los chimpancés supriman deliberadamente ciertos comportamientos notorios para evitar la detección a medida que los humanos se acercan.

La degradación del hábitat y el agotamiento de los recursos también pueden reducir las oportunidades de aprendizaje social y, por lo tanto, evitar la transferencia de las tradiciones locales de una generación a otra.

Por último, el cambio climático también puede ser importante, ya que puede influir en la producción o carencia de importantes recursos alimentarios y hacer que su disponibilidad sea impredecible.

Los autores del estudio creen que es muy probable que una combinación de estos mecanismos potenciales haya causado la reducción observada en la diversidad de comportamientos culturales de los chimpancés.

Referencia: Human impact erodes chimpanzee behavioral diversity. Science, 2019. http://dx.doi.org/10.1126/science.aau4532