Muchos niños tienen amigos imaginarios con quienes juegan, comparten afecto y buscan apoyo en los momentos más difíciles. Para algunos padres, este comportamiento puede ser llamativo. Sin embargo, estudios recientes sugieren que tener amigos imaginarios podría ser beneficioso en distintos ámbitos.

En este sentido, se sugiere que las personas que tuvieron amigos imaginarios durante la infancia podrían tener ciertas ventajas en el ámbito afectivo, emocional y social. Asimismo, los resultados sugieren que este comportamiento mejora las habilidades imaginativas, lo que favorece otros procesos cognitivos, como la inteligencia.

¿Por qué los profesionales creativos pueden ser mejores imaginando el futuro?

¿Qué efectos tiene tener amigos imaginarios durante la infancia?

La bibliografía clásica define los amigos imaginarios como seres invisibles a los que los niños les dan vida y personalidad a partir de la imaginación. Asimismo, a fin de diferenciar un amigo imaginario de una simple fantasía, los expertos plantean que este amigo debe estar presente durante al menos tres meses de la vida de los niños.

Más allá de que este sea un comportamiento bastante frecuente durante la infancia, muchos padres preocupados buscan ayuda especializada a fin de entender por qué sus hijos juegan con amigos imaginarios. A grandes rasgos, muchos consideran que este comportamiento puede ser indicador de problemas futuros.

Sin embargo, estudios recientes indican lo contrario. En este sentido, se plantea que los amigos imaginarios pueden ayudar a mejorar las habilidades sociales de los niños, además de impulsar otras áreas de desarrollo infantil.

Por ejemplo, diversas investigaciones han encontrado que los adolescentes que tuvieron amigos imaginarios durante la infancia tienen más y mejores habilidades de afrontamiento. Así, es más probable que busquen el consejo de una persona de confianza ante situaciones difíciles, en lugar de callar sus problemas.

Aún más, se ha observado que estos adolescentes tienen mejores probabilidades de ajustarse adecuadamente a los cambios asociados a la pubertad que los jóvenes que no tuvieron amigos imaginarios.

Al respecto, los investigadores sugieren que esto podría deberse a que los jóvenes complementan su mundo social a partir de la imaginación, en lugar de involucrarse en interacciones complejas con sus pares. Asimismo, este comportamiento podría ayudarles a aliviar la soledad ante diferentes situaciones.

Tener amigos imaginarios potencia el desarrollo

Estudios sugieren que tener amigos imaginarios durante la infancia, potencia el desarrollo cognitivo y mejorar las habilidades de afrontamiento.

No conforme con lo planteado anteriormente, estudios sugieren que los adolescentes que tuvieron amigos imaginarios tienen mejores capacidades para lidiar con situaciones difíciles, como el acoso escolar.

En la misma línea, se ha observado que los adultos que reportan haber tenido esta clase de amigos tienen mejores capacidades imaginativas en comparación con adultos que nunca tuvieron amigos imaginarios durante su infancia. Todo esto podría potenciar otras habilidades cognitivas, como la inteligencia y la creatividad.

Puedes ser más creativo jugando Minecraft, siempre que no te lo pidan

Adicionalmente, se plantea que haber tenido amigos imaginarios podría influir sobre la forma en las que se interpreta y se interactúa con la realidad durante la adultez. Por ejemplo, estas personas suelen tener mejores habilidades afectivas y de comunicación interpersonal que el resto de los individuos. Esto podría estar relacionado al uso de la imaginación cuando se juega con un amigo invisible.

Por tanto, teniendo en cuenta los resultados, los investigadores sugieren que tener amigos imaginarios durante la infancia podría tener consecuencias positivas. Asimismo, se sugieren nuevas investigaciones a fin de determinar cómo estas experiencias influyen sobre la adultez.

Referencia: A developmental investigation of children’s imaginary companions. http://dx.doi.org/10.1037/0012-1649.29.2.276

Más en TekCrispy