La desigualdad de género es un fenómeno que ha afectado a las mujeres desde tiempos inmemorables. Si bien se han realizado avances en el campo, aún persisten muestras de desigualdad que afectan el libre desenvolvimiento de las mujeres.

Por ejemplo, tan solo en el ámbito laboral, se ha observado que las mujeres que trabajan a tiempo completo, ganan aproximadamente un 30% menos que los hombres. Esto, independientemente de la profesión, el cargo, el nivel académico, entre otros factores.

Empleados de Microsoft critican la forma en que la compañía "aplica" la diversidad

Como si esta brecha salarial no fuese suficiente, se ha observado que las mujeres deben pagar más dinero por los mismos productos y servicios que los hombres. Es lo que se conoce como el impuesto rosa. A grandes rasgos, el impuesto rosa gira en torno al aumento de los precios de los productos dirigidos hacia las mujeres.

De acuerdo a estimaciones, este impuesto se traduce en que las mujeres pagan hasta 1.351 dólares adicionales por bienes y servicios que, para los hombres, resultan más baratos. En conmemoración del día Internacional de la Mujer, te presentamos 3 productos y servicios por los que las mujeres pagan más que los hombres.

Las mujeres pagan más por las hipotecas

De acuerdo a diversos estudios, las mujeres pagan más por las hipotecas que los hombres. En este sentido, se ha observado que las tasas de interés hipotecario promedio para las mujeres son hasta un 0,4% más altas para las mujeres que para los hombres.

Al respecto, los expertos aseguran que esto va más allá de variables tradicionales como las características de las hipotecas, las cualidades de los prestatarios y las condiciones del mercado. Más bien, se ha evidenciado que las mujeres con puntajes crediticios y otros factores de análisis similares a los de los hombres, pagan más por préstamos hipotecarios que sus contrapartes masculinas.

De hecho, según estimaciones, para una hipoteca de 30 años, una mujer podría pagar hasta 26.000 dólares adicionales en intereses, en comparación con un hombre.

Productos de higiene personal

La mayoría de los productos de higiene personal dirigidos a las mujeres suelen ser más costosos.

Como es bien sabido, muchos artículos de higiene personal suelen venderse en versiones femeninas y masculinas. Sin embargo, al revisar los ingredientes, puede notarse que las únicas diferencias entre los productos para hombres y mujeres van en torno al color del envase y al aroma del producto.

No obstante, además de que los productos de higiene personal dirigidos a las mujeres suelen ser más costosos, en la mayoría de los casos, contienen una menor cantidad de producto. Por ejemplo, de acuerdo a un estudio, mientras las mujeres pagan un promedio de 1,44 dólares por onza de desodorante, los hombres pagan 1,15 dólares, lo que representa una diferencia del 20%.

Lo mismo ocurre con las maquinillas de afeitar. Así, se ha observado que estos productos son un 11% más costosos para las mujeres que para los hombres. En resumidas cuentas, al considerar todas las industrias asociadas al cuidado personal, se observa que, en promedio, las mujeres deben gastan un 13% más de dinero para este tipo de productos que los hombres.

Como si esto no fuese suficiente, los servicios de tintorería y la ropa femenina, también suelen tener precios elevados en comparación con estos mismos productos y servicios para el público masculino.

Las mujeres pagan más por los mismos automóviles

Siguiendo los resultados de un estudio, los concesionarios de automóviles hacen mejores ofertas iniciales a hombres blancos, en comparación con mujeres, blancas y negras. En el caso de las primeras, la diferencia es de unos 200 dólares. Por su parte, en el caso de las mujeres afrodescendientes, la cifra puede alcanzar hasta los 400 dólares.

Adicionalmente, se ha observado que los márgenes de beneficio final son hasta 50% más altos para las mujeres blancas en comparación con los hombres blancos, y hasta un 100% más altos para las mujeres afrodescendientes.

En particular, los investigadores encontraron que dos de cada cinco hombres blancos obtenían mejores ofertas a la hora de comprar un automóvil que las mujeres. Así, los automóviles engrosan la lista de los productos y servicios por los que las mujeres deben pagar más que los hombres.

Algunas mujeres podrían ser más susceptibles al trastorno de estrés postraumático que otras

En este sentido, queda clara la desigualdad, remarcada en la brecha salarial entre hombres y mujeres, por razones únicamente relacionadas al género y, además, la existencia de un impuesto rosa, a partir del cual las mujeres se ven obligadas a gastar más dinero por los mismos productos que los hombres.

Se espera que los avances sobre el tema y la visibilización de este problema se traduzca en la implementación de políticas dirigidas a promover la igualdad entre hombres y mujeres, en todos los ámbitos de la sociedad.

Referencia: Structured Abstract: Anger, Willingness, or Clueless? Understanding Why Women Pay a Pink Tax on the Products They Consume. https://doi.org/10.1007/978-3-319-45596-9_108

Más en TekCrispy