El reporte de que un hombre, después de recibir un trasplante de células madre, ha estado en remisión del VIH durante un año y medio, sin la administración de medicamento alguno, aumenta la posibilidad de que se haya convertido en la segunda persona en curarse de la enfermedad.

El caso anónimo, referido como el “paciente de Londres”, fue informado con cautela por los investigadores, ya que consideran que todavía es prematuro para ser declarado “curado”, pero es un avance muy esperado.

El segundo, una década después

El caso se produce una década después de que Timothy Brown, conocido en los círculos médicos como el “paciente de Berlín”, se curara con un trasplante de células madre similar, allanando el camino de la investigación del VIH y revitalizando la búsqueda de una cura.

La comunidad científica se ha interesado en utilizar la terapia génica para deshabilitar el gen CCR5, utilizando otras tecnologías, incluida la herramienta de edición de genes CRISPR.

El paciente de Londres, infectado con VIH y con linfoma de Hodgkin, recibió células de la médula ósea de un donante que tenía un gen CCR5 defectuoso como parte de su tratamiento para el cáncer.

Se sabe que el gen crea una proteína que es crucial para que el VIH invada a las células sanguíneas. Brown (paciente Berlín) también había recibido un trasplante del gen CCR5 disfuncional.

Un segundo grupo de “pacientes de Boston”, que recibieron trasplantes de células madre con genes CCR5 funcionales, también experimentaron reducciones notables en el reservorio de VIH en sus células, y pudieron permanecer sin tratamiento durante meses, lo que demuestra que el trasplante en sí desempeñó un papel en derribar el virus.

Pero sus resultados temporales también sugirieron que el gen aberrante era necesario para una cura sostenida.

A pesar de los esfuerzos por replicar los notables resultados de Berlín, los investigadores fracasaron durante una década, en parte porque la posibilidad de realizar tales trasplantes es rara.

Los trasplantes de células madre son riesgosos y se intentan solo cuando existe una razón clínica para realizarlos, como el cáncer. Los donantes deben coincidir genéticamente con los receptores, y hay muy pocas personas que naturalmente también llevan dos copias del gen CCR5 disfuncional, lo que limita el número de trasplantes potenciales.

La búsqueda continúa

Pero eso no disminuye la emoción sobre el nuevo caso en la comunidad científica, que se ha interesado en utilizar la terapia génica para deshabilitar el gen CCR5, utilizando otras tecnologías, incluida la herramienta de edición de genes CRISPR.

Timothy Ray Brown fue la primera persona en curarse de una infección por VIH, hace más de una década.

Los tratamientos modernos con medicamentos para el VIH han transformado una infección que una vez fue una aterradora sentencia de muerte, en una enfermedad que se puede manejar a largo plazo, si las personas se adhieren a un régimen de medicamentos de por vida.

De los 37 millones de personas infectadas en todo el mundo, 21 millones tienen acceso a terapias que pueden mantener la enfermedad bajo control.

Sin embargo, la búsqueda de una verdadera cura ha continuado, entre otros factores, impulsada por la necesidad en los países de bajos ingresos, donde el acceso a la terapia con medicamentos es menos seguro y las cepas del virus resistentes a los medicamentos son un problema mayor.

Referencia: I Am the Berlin Patient: A Personal Reflection. AIDS Research and Human Retroviruses, 2015. http://dx.doi.org/10.1089/aid.2014.0224