Una gran cantidad de propietarios de mascotas consideran que una dieta a base de carne cruda es la mejor forma de alimentar a sus perros, no solo por tratarse de una alternativa natural a la comida para mascotas disponible comercialmente, sino porque también es más ‘saludable’.

Sin embargo, un nuevo estudio realizado por investigadores suecos advierte que muchos productos basados en carne cruda para perros contienen grandes concentraciones de bacterias que pueden poner en riesgo la salud de los animales y de sus dueños.

Un riesgo para los humanos

En concreto, los expertos estudiaron 60 paquetes de alimentos crudos para perros que previamente fueron congelados. Su objetivo era detectar bacterias que representan un riesgo considerable para la salud. Los productos involucrados en el análisis bacteriológico fueron fabricados en Suecia, Finlandia, Noruega, Reino Unido y Alemania.

De los alimentos analizados, un total de 31 paquetes contenían niveles excesivos de bacterias con respecto a los límites establecidos por la Unión Europea (UE). Entre estas bacterias se encontraba la salmonela, que fue encontrada en cuatro paquetes; y el campylobacter, que representa una de las principales causas de intoxicación por alimentos.

En otras 18 muestras se encontró Clostridium Perfrigens, un marcador de infección por heces y parámetros deficientes de higiene. Entre los diversos fabricantes, los niveles de bacterias variaron en gran medida, e incluso en los productos de un mismo fabricante se detectó variación en la concentración bacteriológica.

Los resultados de la investigación fueron publicados ayer en la revista Vet Records, y revelan que es de suma importancia manipular con cuidado la comida cruda para mascotas y mantener una higiene adecuada para evitar la propagación de enfermedades a causa de estos alimentos. En este sentido, los expertos advirtieron que las bacterias que están presentes en los restos líquidos de la comida cruda pueden propagarse a otros alimentos o superficies del hogar y llevar consigo las bacterias cuando el líquido ‘salpica’.

La carne blanca puede elevar el colesterol tanto como la carne roja

Asimismo, el estudio explica que una manera de adquirir bacterias dañinas para los humanos es besar la cara del perro luego de comer. Por esta razón, los investigadores recomiendan que la comida cruda no es adecuada para mascotas en hogares donde viven niños, ancianos o personas cuyo sistema inmunológico está comprometido.

¿Los perros pueden comer carne cruda?

Un aspecto importante a destacar es que el estudio no está en contra de la idea de que los perros pueden comer carne cruda. Evidentemente, estos animales han evolucionado lo suficiente hasta tener un sistema digestivo apropiado para comer alimentos que los humanos no. Sin embargo, la conclusión de los investigadores radica en el hecho de que los perros tienen riesgo de sufrir enfermedades a causa de las bacterias que contienen este tipo de alimentos.

Cómo mantenerse seguro

Los autores de la investigación han ofrecido consejos prácticos sobre cómo mantenernos a salvo cuando manipulamos carne cruda para mascota:

  • Mantener la carne cruda congelada hasta el momento en el que se vaya a utilizar.
  • Manipular la carne cruda para mascotas lejos de cualquier alimento humano, utilizando además utensilios especiales para ello.
  • Evitar que el perro lama nuestra cara o besarlos luego de que hayan comido carne cruda.
  • No alimentar con carne cruda a las mascotas en hogares donde vivan personas con su sistema inmunológico comprometido.

Referencia: Occurrence of Salmonella, Campylobacter, Clostridium and Enterobacteriaceae in raw meat-based diets for dogs. BMJ Journals, Vet Record. March, 4. 2019. DOI: https://veterinaryrecord.bmj.com/content/early/2019/02/20/vr.105199

Más en TekCrispy