Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana, un joven cineasta llamado George Lucas, creó una de las obras fundamentales en lo que a la ciencia ficción respecta. De hecho, con la creación de la primera trilogía de Star Wars, George Lucas cambiaría la historia del cine para siempre.

Unas cuantas décadas después, la mayoría de las ideas planteadas en Star Wars se han convertido objeto de culto. Así, hasta el fanático menos intenso, adoraría usar un sable láser o conducir un speeder a toda velocidad.

El viaje del héroe: ¿Star Wars es tan original como se cree?

Lógicamente, todas estas ideas están firmemente arraigadas en la fantasía. Sin embargo, algunas de ellas han inspirado a científicos e ingenieros de la vida real a convertir la ficción en realidad. A continuación, te presentamos seis ideas de Star Wars que han servido de inspiración para los científicos en torno a algunas investigaciones.

Sables láser

En Star Wars, las peleas con sables láser suelen protagonizar escenas excepcionales.

Uno de los objetos de culto de mayor importancia dentro del universo cinematográfico de Star Wars, son los sables de luz. Sin embargo, de acuerdo a los expertos, también podría ser el más difícil de alcanzar. Esto se debe a que los fotones que componen la luz son partículas sin masa que no establecen interacciones entre sí.

No obstante, hace unos años, un equipo de investigadores demostró que cuando se disparan pares de fotones a través de una nube de átomos sobreenfriados, estas partículas de luz emergían como una sola molécula. Esto, según el reporte de los científicos, es lo más cercano a algo comparable con los sables láser.

Adicionalmente, los científicos están cada vez más cerca de desarrollar armamento similar a las armas tipo “bláster” que aparecen en Star Wars. En este sentido, recientemente, la Marina de los Estados Unidos ha hecho demostraciones en las que se puso a prueba un arma láser increíblemente poderosa.

Como si esto no fuese suficiente, la Fuerza Aérea de este mismo país ha iniciado pruebas de un arma similar, hasta cinco veces más poderosa que la de la Marina, además de ser lo suficientemente pequeña como para ser instalada en aviones de combate y camiones de guerra.

La hipervelocidad del Halcón Milenario

Han Solo ha logrado escapar de peligrosas situaciones gracias a la hipervelocidad.

Si hay algo de lo que se jacta Han Solo, es de sus habilidades como piloto. Así, no son pocas las oportunidades en las que, a bordo del Halcón Milenario, debe usar la hipervelocidad para escapar de una muerte segura.

Ante estas situaciones, Han Solo demuestra su capacidad de volar entre sistemas solares que están separados por millones de años luz, en tan solo unos segundos. Específicamente, dentro del universo de Star Wars, el sistema de hipervelocidad permite que los viajeros intergalácticos salten de un lugar a otro a través de accesos directos entre puntos específicos en el espacio real.

Esto podría tener bases científicas reales, de acuerdo a algunos investigadores. Si bien es imposible viajar más rápido que la velocidad de la luz, algunos científicos ponen sobre la mesa la posibilidad de distorsionar el espacio para acortar la distancia entre dos puntos.

Para ello, a modo de ilustración, podría crearse un agujero de gusano que requeriría de algo llamado “energía negativa”. La energía negativa ha sido definida y estudiada como la fuerza de atracción o repulsión entre dos espejos paralelos que se colocan a distancias muy pequeñas dentro de un vacío.

De hecho, recientemente, un laboratorio de la NASA reportó haber creado una unidad warp que utiliza este efecto para distorsionar el espacio-tiempo. Sin embargo, estos resultados se han tomado con escepticismo, pues los resultados se consideran extraños y cuestionables.

Así, hasta el momento, estos conceptos aún se encuentran en una etapa especulativa, por lo que es poco probable que en un seguro cercano se implemente alguna tecnología que los implemente. Al respecto, los más optimistas plantean que desarrollar tecnología que produzca agujeros de gusano o cualquier otra forma de distorsión en el espacio-tiempo, podría llevar entre 50 y 300 años.

Speeders

Quizás en algunos años podamos gozar de speeders.

Uno de los vehículos más populares en el universo de Star Wars son los speeders. La buena noticia es que, desde el punto de vista conceptual, esta tecnología está cerca de realizarse. En este sentido, varias empresas están intentando crear medios de transporte similares a los speeders.

Por ejemplo, una empresa emergente llamada Aerofex, desarrolló un vehículo llamado Aero-X, un aerodeslizador similar a una motocicleta que puede volar a una velocidad de entre 72 y 45 kilómetros por hora, a unos tres metros de altura.

En la misma línea, una empresa llamada Malloy Aeronautics, desarrolló un vehículo similar que puede alcanzar una velocidad de 170 metros por hora, a la misma altitud que un helicóptero. Como si esto no fuese suficiente, en un instituto de investigación en Hungría, se desarrolló un tricóptero eléctrico llamado Flike que sigue los mismos principios, pero que no contamina el ambiente.

No obstante, es importante tener presente que estos tres vehículos a penas se encuentran en la etapa de diseño.

Un universo de exoplanetas

En 2012, científicos encontraron un exoplaneta simular a Tatooine.

Una característica fundamental del universo cinematográfico de Star Wars, es la existencia de un gran número de planetas que están conectados por una red comercial que abarca toda la galaxia.

Sin embargo, no sería sino hasta 1995, unos 20 años después del estreno de la primera entrega de Star Wars en 1977, que se logró identificar por primera vez un planeta ubicado fuera de nuestro Sistema Solar.

A partir de allí, se han identificado más de 2.000 exoplanetas y, en el año 2011, gracias al telescopio espacial Kepler de la NASA, se descubrió el primer planeta que orbita alrededor de dos soles; tal como Tatooine, el planeta natal de Luke Skywalker.

Este planeta recibe el nombre de Kepler-16b, sin embargo, se trata de un gigante inhabitable. La buena noticia es que, en 2012, el mismo telescopio permitió el descubrimiento de otros dos planetas adicionales en un sistema binario de estrellas que están sumamente cerca de la llamada zona habitable.

Androides

Lo más difícil respecto al diseño de androides ha sido la inteligencia artificial.

En Star Wars, los androides cumplen un rol de suma importancia, bien sea como ayudantes personales, pilotos, técnicos de naves espaciales, e incluso soldados. En el caso de la vida real, el campo de los androides es uno de los más avanzados en lo que a desarrollos tecnológicos se refiere.

Actualmente, esta tecnología en desarrollo ha reportado avances en el diseño que androides que van desde conductores automatizados de vehículos hasta asistentes quirúrgicos robóticos.

No obstante, para el momento se requiere más investigación, pues no se ha logrado el diseño de un robot que funcione totalmente sin la participación de un controlador humano. Por tanto, falta un largo camino por recorrer si lo que queremos es desarrollar robots realmente inteligentes.

Al respecto, siguiendo a los expertos, lo más difícil ha sido la inteligencia artificial. En este caso, se han desarrollado androides con increíbles entradas sensoriales, pero incapaces de entender lo que están viendo, tal como lo hacen los humanos.

Hologramas

En la primera entrega de Star Wars, la princesa Leia le envió un importante mensaje holográfico a Obi-Wan Kenobi para salvar la galaxia.

En la primera entrega de Star Wars, podemos ver que la princesa Leia, al estar atrapada en la Estrella de la Muerte, logró salvarse y salvar a la Galaxia, gracias a un holograma que envió a Obi-Wan Kenobi a partir de R2D2. Así, vemos como los hologramas se corresponden con un medio de comunicación de gran importancia en el universo de Star Wars.

En la vida real, no estamos tan lejos de todo esto, pero no nos emocionemos tanto. Por ejemplo, en los últimos años se ha creado un truco que da la ilusión de una aparición holográfica en un escenario. Así fue como se logró revivir al rapero Tucpac Shakur, durante el festival de música Coachella en 2012.

Esto fue posible gracias a una lámina superfina colgada en un ángulo de 45° en el escenario, que es invisible a simple vista, pero refleja imágenes de un proyector. Así, se refleja una imagen en tercera dimensión que observa todo el que está parado frente a ella.

¿Es el CGI una herramienta útil o una estrategia trillada para calar en las taquillas?

En la misma línea, la empresa Voxon, ha anunciado el diseño de una pantalla volumétrica de superficie barrida en la que los modelos en tercera dimensión se dividen en miles de secciones transversales antes de que un proyector a gran velocidad los refleje sobre una pantalla que se mueve rápidamente hacia arriba y hacia abajo.

Así, el ojo humano combina estas proyecciones, creando imágenes en tercera dimensión que pueden moverse y verse desde cualquier ángulo. Quizás, en un futuro no muy lejano, tengamos la posibilidad de comunicarnos a partir de hologramas.

Más en TekCrispy