Cuando surge un producto o movimiento innovador que rompe el status quo, normalmente algunos actores de la industria no pueden evitar criticar o cuestionar su existencia. Tal ha sido el caso con Netflix, cuyo paso por Hollywood ha sido controversial, en tanto que sus reacciones se dividen en extremos en contra y otros a favor.

Personas de la industria como Christopher Nolan o Helen Mirren han expresado su rechazo con respecto a las producciones originales de la plataforma de streaming, calificándolos de “devastadoras para los directores y espectadores”. Steven Spielberg también ha expresado su rechazo contra el streaming en ocasiones anteriores, pero recientemente, a raíz del éxito que tuvo ‘Roma’ de Alfonso Cuarón en los premios Óscar, expresó que Netflix solo podía optar para los premios Emmy.

Según un reporte de IndieWire, Spielberg –quien es el actual gobernador que representa al sector de directores en la Academia– solicitará que se revisen las normas sobre las cuales se eligen a los nominados y ganadores del galardón. Claro que, ante esta posición, otro sector de la industria, que sí ha abrazado la existencia de Netflix, ha salido en defensa de la plataforma.

Steven Spielberg no quiere que Netflix compita en los Óscar: “Deberían competir en los Emmy”.

Al respecto, Netflix respondió con un tweet a las palabras de Mr. Spielberg –aunque no mencionándolo directamente– en el que defendían su plataforma y producciones originales:

“Amamos el cine. Aquí hay algunas cosas más que amamos:

-Acceso a las personas que no siempre pueden comprar entradas, o que viven en ciudades sin cines

-Dejar que todo el mundo disfrute en cualquier parte disfrute los lanzamientos al mismo tiempo

-Darles más oportunidades a los cineastas de compartir su arte

Estas cosas no son mutuamente exclusivas”.

Un modelo de negocios que ha independizado el cine

Hay que reconocer que la industria del cine ha estado en números rojos, pues la ida al cine cada vez se ha vuelto más costosa en comparación con una suscripción a un servicio de streaming. Por ejemplo, la mensualidad de una cuenta Premium en Netflix –que incluye cuatro pantallas para ver al mismo tiempo con HD y Ultra HD– cuesta 14 dólares, mientras que la entrada a un cine de Estados Unidos puede ir desde los 11 hasta los 20 dólares.

Es por ello que el streaming llegó para quedarse, y ha cambiado varias veces su modelo de negocios. En el caso de Netflix, su historia con las producciones cinematográficas no ha sido nada fácil. Desde sus inicios, los primeros productos tal vez no eran los más deseados, pero poco a poco comenzaron a tomar forma y a ganar fanáticos. Y como en todo estudio, hay desde las películas más entrañables que el público adora –como ‘To All the Boys I’ve loved Before’– hasta las más aclamadas por la crítica y con sello aprobatorio de la Academia –como ‘Roma’ de Alfonso Cuarón’–.

¿Spielberg contra el indie?

Dolorosamente, la comunidad de directores independientes se ha dado por aludida con las declaraciones de uno de los directores que quizás ha tenido mayor influencia en una generación de jóvenes cineastas que algún día soñaron ser como él. Pero quizás lo que más ha pesado en este argumento ha sido que también directores de renombre –miembros de la Academia, por cierto– como Cuarón, los hermanos Cohén y hasta el mismo Martin Scorsese, han sido los que le han dado prestigio a Netflix.

Al bajarle el techo de cristal a Netflix para aspirar únicamente a los Emmy, los esfuerzos de cientos de directores, conocidos y de revelación, se verán diezmados. Quizás no en términos de audiencia, pues si algo ha garantizado la plataforma es un excelente alcance, pero sí en cuanto al reconocimiento de la industria.

Sin embargo, sí hay que revisar algunas de las normas de la Academia, y reconocer aspectos en los que películas como ‘Roma’ no cumplió.

Presupuestos millonarios y reconocimiento mundial

Netflix invirtió 150 millones de dólares en ‘The Irishman’. Foto: Shutterstock

De acuerdo con el reportaje de IndieWire, las quejas que se han formado alrededor de ‘Roma’ van por los siguientes elementos. Primero, el presupuesto de ‘Roma’ se ubicó en los 50 millones de dólares, frente a los 5 millones que se Amblin Partners –sorpresa: la productora de Spielberg– invirtió por ‘Green Book’, ganadora a Mejor Película.

Entre otros aspectos, ‘Roma’ solo estuvo tres semanas en el cine como estreno exclusivo, no el mínimo de cuatro semanas que se estipula en las normas de la Academia, Netflix no tiene reportes de ingresos en taquillas, aunque IndieWire calculó un total de 3.8 millones de dólares. Además, una de las piedras de tranca que siempre está presente: las películas de Netflix están disponibles en el catálogo todos los días.

¿Seguirá Netflix recolectando Oscars?

De momento, estas declaraciones de Spielberg no son más que opiniones hasta que la junta de gobernadores vote para apoyar su moción. Sin embargo, de aprobarse, no solo a Netflix se le haría cuesta arriba llevar películas a los premios de la Academia, sino también a las demás compañías con servicios de streaming.

Parte de 2019 y el 2020 representan un reto para Netflix ante la diversificación de servicios de streaming como el de Disney que busca presentar sus propias producciones. Sí es cierto que la Academia necesita un refrescamiento en sus tradiciones, pues la tecnología va haciendo que el cine sea cada vez más accesible para las personas, pero también es su derecho como ente regulador exigir más calidad ante esta nueva generación de la industria.