Las autoridades bancarias de las Bahamas siguen sus jugadas pro a la incorporación de divisas digitales. Precisamente, este primero de marzo emitieron un documento que especifica las tecnologías que usarán para su nuevo proyecto piloto sobre sistemas de divisas fíat virtuales.

El proyecto se titulará ‘Sand Dollar’ y tendrá el objetivo de reducir las operaciones con efectivo, así como el tiempo y costo de las transacciones, a fin de dotar a los residentes con un mayor alcance a las divisas fíat digitales.

Por su parte, para lograr dicha implementación, los directivos del Banco Central de la isla colaborarán con ciertas empresas y proveedores de servicios de pago, tales como ‘NZIA.io’ y la firma singapurense ‘Zynesis’. Ambas proveerán las bases del desarrollo tecnológico, las guías sobre el proceso de incorporación de software, asimismo las soluciones pertinentes enfocadas en la tecnología blockchain.

Cabe destacar que el nuevo sistema irá en cumplimiento con las regulaciones del ente bancario central y otras instituciones gubernamentales que exijan el seguimientos de normativas antilavado de capitales, terrorismo digital financiero, entre otras medidas exhortadas por las autoridades del país y demás bancos.

En pasados comunicados, el Ministro de Finanzas, K. Peter Turnquest, destacó que espera que Gran Bahamas se convierta en el paraíso digital y tecnológico del territorio; asimismo, agregó que:

La producción de un moderno servicio de pago completamente digital es el camino a seguir para esta era de nuestro gobierno. Una moneda digital de las Bahamas es especialmente importante para muchas “Family Islands”, ya que han visto a muchos bancos comerciales reducir su tamaño y retirarse de sus comunidades, dejándolos sin servicios bancarios. La digitalización de nuestros servicios gubernamentales y financieros complementa nuestra facilidad para hacer iniciativas comerciales y nuestro marco digital.

Este anuncio llega en medio de una serie de movimientos por parte de entes gubernamentales y bancos centrales, a nivel internacional, para emitir sus propias monedas digitales, a fin de eliminar factores de peligro en cuanto a actos de cibercrimen y vacíos legales.