Gracias a una nueva investigación que ha llevado a cabo de manera satisfactoria un equipo de científicos de la Universidad de California en Berkeley, ahora será posible obtener de manera más eficiente y a un menor costo, los beneficios de los compuestos que se encuentran en la marihuana.

A través de la biología sintética, los investigadores han logrado diseñar levadura de cerveza para producir los precursores de tetrahidrocannabinol (THC) y cannabidiol (CBD), los dos  componentes más conocidos de la famosa planta.

Este método permite reparar daños pulmonares antes del trasplante

Directamente en el laboratorio

De esta forma, los científicos ya no requieren del uso exclusivo de plantaciones de cannabis para obtener sus componentes y aplicarlos en investigaciones y tratamientos médicos, sino que lo obtendrán directamente en sus laboratorios de una forma más rápida, fácil y económica.

Aunque la marihuana no es una planta difícil de cultivar, el proceso consume mucha energía.

Los investigadores lograron obtener los componentes tetrahidrocannabinol (THC), responsable del efecto narcótico de la marihuana, y cannabidiol (CBD), un compuesto que actúa como un agente terapéutico y cuyo uso clínico ha sido aprobado.

Tradicionalmente el microorganismo de la levadura Saccharomyces cerevisiae convierte el azúcar en etanol, pero los científicos lo han alterado genéticamente para producir una enzima llamada CsPT4, lo que permitió obtener una variedad de cannabinoides como el ácido cannabigerólico, el ácido tetrahidrocannabinólico y el ácido cannabidiol, más conocidos como  CBG, THC y CBD.

Durante miles de años, el microorganismo de la levadura, S. cerevisiae, ha desempeñado un papel fundamental en la vida humana, desde la producción de pan hasta en el alcohol.

Biofábricas químicas

En vista de su gran utilidad, desde hace décadas, los investigadores han utilizado este pequeño microbio bajo el nuevo enfoque de la ingeniería genética, para lograr convertirlas en pequeñas biofábricas químicas, y de esta forma, producir en abundancia, compuestos de gran necesidad para la humanidad, como las hormonas de crecimiento e insulina.

Saccharomyces cerevisiae.

Aunque la marihuana no es una planta difícil de cultivar, el proceso consume mucha energía, lo que es perjudicial para el medio ambiente. Adicionalmente, los dos principales componentes THC y CBD se producen en pequeñas cantidades.

Esto sin dudas, ha representado un gran desafío para los científicos, ya que adicionalmente deben garantizar la pureza de la extracción de los compuestos cannabinoides, especialmente cuando se utilizan en tratamientos médicos como el CBD para la epilepsia.

Científicos idean una manera indirecta de calcular el potencial eléctrico de las tormentas

Tanto la industria farmacéutica como los consumidores pueden verse favorecidos por este importante avance, ya que podrán obtener los beneficios de estos compuestos con alta calidad y a un bajo costo.

Por otra parte, los investigadores dejan saber que, en comparación con los métodos químicos, la tecnología de biosíntesis es más rentable, escalable y respetuosa con el medio ambiente.

Referencia: Complete biosynthesis of cannabinoids and their unnatural analogues in yeast. Nature, 2019. http://dx.doi.org/10.1038/s41586-019-0978-9

Más en TekCrispy