La policía de Japón ha publicado datos que señalan que los informes sobre transacciones sospechosas de criptomonedas en el país se incrementaron considerablemente el año pasado. Así lo informó el medio local The Japan Times en un artículo publicado este jueves 28 de febrero.

La Agencia Nacional de Policía (NPA, por sus siglas en inglés) reveló algunos datos que durante en el 2018 se registraron 7,096 casos de transacciones sospechosas en las plataformas de intercambio de criptomonedas. La cifra representa un incremento de 961 por ciento con respecto  a los 669 casos reportados para un período más corto comprendido entre abril y diciembre de 2017. A su vez, es casi 20 por ciento superior a la cifra registrada en los primeros 10 meses de 2018, 5,944 casos.

Entre los 7,096 casos, algunos exchanges de criptomonedas reportaron casos de uso de las mismas en actividades ilegales como el tráfico de drogas. En otros casos, se usaron nombres y fechas de nacimiento diferentes en registros con fotos de identificación idénticas, o bien mintieron sobre su ubicación ingresando en cuentas desde el extranjero, teniendo dirección de residencia en Japón.

El informe indica la NPA planea capacitar especialistas de análisis de datos a fin de contrarrestar el creciente número de operaciones sospechosas en los exchanges. Además, también consideran la implementación de inteligencia artificial para detectar transacciones asociadas a actividades ilegales luego de enseñarles a reconocer  los patrones del tráfico de drogas y lavado de dinero.

Recordemos que Japón aprobó en abril de 2017 una ley que reconoce legalmente el Bitcoin como un método de pago legal. De igual forma, sus estatutos exigen a los exchanges de criptomonedas a obtener una licencia para operar, y a emitir reportes de transacciones sospechosas posiblemente ligadas al lavado de dinero y tráfico de drogas.

Sin embargo, a pesar de este aumento alarmante de informes de operaciones sospechosas, es necesario destacar que las transacciones en criptomonedas representaron tan solo el 1.7 por ciento del total de las transacciones sospechosas informadas en conjunto con monedas fiduciaria.