Hace unos años, se publicó un curioso reportaje en el New York Times en el que se deja entrever que las tiendas cambian la temperatura como símbolo de estatus. Específicamente, se descubrió que, a medida que los precios eran más altos, la temperatura de las tiendas era más baja.

Sin embargo, esto podría ir mucho más allá de un símbolo de estatus. En este sentido, de acuerdo a los resultados de un estudio reciente, la temperatura influye significativamente sobre el proceso de toma de decisiones de las personas al comprar.

Temperaturas altas estimulan la agresividad en subastas y negociaciones

El calor se asocia a las emociones, mientras las bajas temperaturas están asociadas a la racionalidad

La temperatura influye enormemente sobre el comportamiento de las personas. No por nada nos referimos a las personas analíticas y sistemáticas como personas frías, mientras que consideramos a aquellas que son emocionales y agradables, como personas cálidas.

Ahora, siguiendo los resultados de una investigación reciente, la temperatura influye sobre el comportamiento de las personas a la hora de realizar compras. Para llegar a esta conclusión, un equipo de investigadores desarrolló una serie de experimentos.

En primer lugar, se llevó a cabo una encuesta en línea en la que se les solicitó a los participantes que, además de reportar la temperatura en la que se encontraban, observaran una serie de anuncios y los evaluaran en función de su énfasis emocional o racional.

De esta forma, se descubrió que aquellos que estaban expuestos a temperaturas más altas, describían los anuncios como emocionales. Por su parte, aquellos que estaban a bajas temperaturas reportaron que los anuncios eran racionales y lógicos.

Posteriormente, en un tercer experimento se les pidió a los participantes que sostuvieran una taza fría o caliente, mientras leían un reportaje sobre los intentos de salvar a los pandas de la extinción.

Tras esto, se descubrió que las personas que sostenían una taza fría se mostraban menos dispuestos a donar dinero para la causa ambientalista, en comparación con los que tenían una taza caliente. Esto sugiere que el calor hace que las personas se comporten de forma más generosa y amable.

Así, en todos los experimentos, se observó que el calor hace que las personas se apeguen a sus emociones, mientras que las bajas temperaturas hacen que las personas sean racionales y lógicas.

Temperatura, decisiones y compras

El frío se asocia a la lógica y a la racionalidad, mientras que el calor está asociado a los sentimientos y la emocionalidad.

Tal como demostraron los investigadores, la temperatura tiene una importante influencia sobre nuestro comportamiento. Específicamente, se sugiere que el calor hace que las personas sean más emocionales y sentimentales, mientras que el frio promueve la lógica y la racionalidad.

Al respecto, los investigadores sugieren que las bajas temperaturas en las tiendas departamentales pueden aumentar las compras de los consumidores, pues se muestran más propensos a comprar cosas que les hagan felices; es decir, el frio promueve comportamientos emocionales asociados a la calidez.

Los emojis representan una moderna manera de medir las emociones de los clientes

En otras palabras, se sugiere que las personas cuando se sienten temperaturas incómodamente bajas, tienden a comprar sobre la base de la felicidad asociada a determinados productos, dejando de lado elementos más racionales, tales como el precio, la calidad y la utilidad.

Sin embargo, se requieren otras investigaciones para corroborar los resultados. Asimismo, se sugiere ampliar la línea de investigación a fin de determinar hasta qué punto la temperatura influye sobre el comportamiento, más allá de la conducta de los consumidores.

Referencia: Warm Hearts and Cool Heads: Uncomfortable Temperature Influences Reliance on Affect in Decision Making, (2019). https://doi.org/10.1086/701820

Más en TekCrispy