Diversas investigaciones han demostrado que la falta de sueño se asocia a importantes consecuencias para la salud, tanto física como psicológica.

Ahora, un estudio reciente sugiere que la profundidad con la que dormimos influye sobre la capacidad de nuestro cerebro para eliminar desechos y toxinas de forma óptima. Esto arroja luces respecto a la relación entre el envejecimiento, el deterioro del sueño y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

¿Eres de las personas que no recuerdan lo que sueñan?, esta es la razón

La profundidad del sueño favorece una mejor salud cerebral

Hasta hace menos de una década, para la ciencia era un misterio cómo el cerebro eliminaba desechos y proteínas tóxicas. Sin embargo, en 2012 se descubrió un complejo sistemas de tuberías, llamado sistema glifático, que bombea el líquido cefalorraquídeo a través del tejido cerebral a fin de eliminar las toxinas.

Luego de ello, estudios posteriores demostraron que este sistema funciona de forma prioritaria durante el sueño. Bajo esta premisa, un equipo de investigadores se propuso analizar cómo la profundidad del sueño afecta el funcionamiento del sistema glifático.

Para ello, trabajaron con un grupo de ratones que fueron sometidos a diferentes regímenes anestésicos mientras se evaluaba su actividad eléctrica cerebral, además de su actividad cardiovascular y el flujo de limpieza del líquido cefalorraquídeo a nivel cerebral.

De esta forma, se observó que la administración de ketamina y xilazina, que replica de forma más semejante la actividad biológica asociada al sueño no REM profundo, favorece un mejor funcionamiento del sistema glifático en el cerebro.

Esto significa que a medida que alcanzamos un sueño más profundo, nuestro cerebro tiene mejores capacidades de eliminar desechos y sustancias toxicas que pudiesen afectar la salud.

La mala calidad del sueño aumenta el riesgo de Alzheimer

La mala calidad del sueño limita la capacidad de nuestro cerebro de eliminar desechos y toxinas.

A modo de síntesis, luego del experimento, los investigadores descubrieron que un sueño más profundo se asocia a un mejor funcionamiento del sistema neurológico encargado de limpiar al cerebro de desechos y sustancias tóxicas.

De acuerdo a los investigadores, esto podría arrojar luces respecto a la relación entre el deterioro de la calidad del sueño asociada al envejecimiento con el aumento de las probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

En este caso, se plantea que, al disminuir la calidad de sueño debido al envejecimiento, el cerebro pierde su capacidad de eliminar desechos. Esto se traduce en la acumulación de proteínas toxicas características de la enfermedad de Alzheimer.

Un poco de electricidad puede ayudarte a recordar lo que has olvidado

Asimismo, los investigadores sugieren que mejorar la calidad de sueño, podría mejorar el funcionamiento del sistema glifático. En este sentido, los resultados podrían traducirse en el desarrollo de enfoques clínicos dirigidos a mejorar los hábitos del sueño para favorecer un estado de salud óptimo.

Finalmente, se sugieren nuevas investigaciones a fin de comprender a cabalidad cómo el sueño favorece el funcionamiento del sistema glifático a nivel cerebral.

Referencia: Increased glymphatic influx is correlated with high EEG delta power and low heart rate in mice under anesthesia, (2019). https://doi.org/10.1126/sciadv.aav5447

Más en TekCrispy